QUE ES

UN TRABAJO ESPIRITUAL


CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

¿Qué es el Trabajo Espiritual?


En la puerta esperaban los pobres,
mirando a través de la reja de hierro,
con ese terror en los ojos

que sólo se ve en aquellos
que, en medio de sus necesidades y aflicciones,
escuchan el sonido de puertas que se cierran,
y de pies que pasan junto a ellas;
¡Familiarizado con el desagrado,
Familiarizado con el sabor
del pan por el que mueren los hombres!
Pero hoy, no sabían por qué,
Como la puerta del Paraíso
Parecía levantarse la puerta del convento,
Como un sacramento divino
Les Parecía el pan y el vino.
En su corazón el Monje rezaba,
Pensando en los pobres sin hogar,
Lo que sufren y soportan;
Lo que no vemos, lo que vemos;
Y la voz interior decía:
"¡Todo lo que hagas al más pequeño
de los míos y al más bajo,
eso me lo haces a mí!"
¡A mí! pero si la Visión hubiera
venido a él con ropa de mendigo,
hubiera venido a medicar implorando,
¿se habría arrodillado adorando,
o habría escuchado con burla
y se habría apartado con repugnancia?
Así su conciencia planteó la pregunta,
llena de sugestión molesta,
como al fin, con paso apresurado,
hacia su celda volvió la cara,
y contempló el convento resplandeciente
con una luz sobrenatural,
como una nube luminosa que se expande
sobre suelo, pared y techo.
Pero se detuvo con un sentimiento de asombro
En el umbral de su puerta,
Porque la Visión todavía estaba en pie
Como lo dejó allí antes,
Cuando la campana del convento,
desde su campanario, llamando, llamando, Lo convocó
para alimentar a los pobres.
A lo largo de la larga hora que intervino
, había esperado su regreso,
y sintió arder su pecho,
comprendiendo todo el significado,
cuando la bendita visión dijo:
"¡Si te hubieras quedado, debo haber huido!"

Hace siglos y siglos, tanto tiempo que de hecho estaba casi tan lejos como ayer, la oscuridad envolvía la Tierra y los hombres buscaban la luz a tientas. Había algunos que lo habían encontrado y que se comprometieron a mostrar a los hombres su reflejo, y fueron buscados con ansias.

Entre ellos había uno que había estado en la ciudad de la luz por un tiempo y había absorbido algo de su brillo.

Inmediatamente lo buscaron hombres y mujeres de toda la tierra de las tinieblas. Viajaron miles de millas porque habían oído hablar de esta luz; y cuando se enteró de que una empresa se dirigía a su casa, se puso a trabajar y se preparó para darles lo mejor que tenía.

Plantó postes alrededor de su casa y les puso luces para que sus visitantes no se lastimaran en la oscuridad.

Pero pronto algunos de sus visitantes murmuraron. Habían pensado encontrarlo sentado sobre un pedestal radiante de luz celestial.

En su imaginación se habían visto a sí mismos adorando en su santuario; pero en lugar de la luz espiritual que habían esperado, lo habían atrapado en el mismo acto de tender luces eléctricas para iluminar el lugar.

Ni siquiera usaba turbante ni túnica, porque la orden a la que pertenecía tenía como una de sus reglas fundamentales que sus miembros debían llevar la vestimenta del país en el que vivían.

Así que los visitantes llegaron a la conclusión de que habían sido engañados y estafados y que él no tenía luz.

Luego tomaron piedras y lo apedrearon a él ya su casa; lo hubieran matado de no ser por temor a la ley, que en esa tierra requería ojo por ojo y diente por diente.

Luego se fueron de nuevo a la tierra de las tinieblas y cada vez que veían un alma que se dirigía hacia la luz, levantaban las manos con horror y decían: "No vayas allí; esa no es la verdadera luz, es una calabaza y te llevará por mal camino.

Sabemos que no hay absolutamente ninguna espiritualidad allí ". Muchos les creyeron y así sucedió en ese caso, como tantas veces antes, el dicho que estaba escrito en uno de sus libros antiguos:

"Esta es la condenación, que la luz ha venido al mundo, pero los hombres aman las tinieblas más que ligero.

Como fue ayer en ese lejano, también es hoy. Los hombres corren de aquí para allá en busca de luz. A menudo, como Sir Launfal, viajan a los confines de la Tierra, desperdiciando toda su vida buscando lo que llamaron "Espiritualidad", pero encontrando decepción tras decepción.

Pero así como Sir Launfal, después de haber pasado toda su vida buscando en vano lejos de su hogar, finalmente encontró el Santo Grial justo en la puerta de su propio castillo, así todo buscador honesto de espiritualidad la encontrará, la encontrará y la debe encontrar en su propio corazón.

El único peligro es que, como mencionó la compañía de buscadores, puede extrañarlo porque no lo reconoce.

Nadie puede reconocer la verdadera espiritualidad en los demás hasta que, en cierta medida, la haya desarrollado en sí mismo.

Por lo tanto, sería bueno intentar establecer definitivamente "¿Qué es la espiritualidad?" para dar una guía mediante la cual podamos encontrar este gran atributo de Cristo. Para hacer esto debemos dejar atrás nuestras ideas preconcebidas, o ciertamente fracasaremos.

La idea más común es que la espiritualidad se manifiesta a través de la oración y la meditación; pero si miramos la vida de nuestro Salvador, encontraremos que no fue inútil. No era un recluso.

No se fue y se escondió del mundo. Fue entre la gente, ministró sus necesidades diarias; Los alimentó cuando fue necesario; Los sanó cada vez que tuvo la oportunidad, y también les enseñó. Así, en el más verdadero sentido de la palabra, era un servidor de la humanidad.

El monje de "La hermosa leyenda" lo vio así cuando estaba ocupado en oración, absorto en el éxtasis espiritual. Pero en ese momento la campana del convento dio las doce y era su deber ir a imitar al Cristo, alimentando a los pobres que se habían reunido en torno a la puerta del convento.

Ciertamente grande fue la tentación de quedarse, de bañarse en las vibraciones celestiales; pero llegó la voz: "Cumple con tu deber; eso es lo mejor; deja a tu Señor el resto". ¿Cómo pudo haber adorado al Salvador a quien vio alimentando a los pobres y curando a los enfermos mientras al mismo tiempo dejaba a los pobres hambrientos parados afuera de la puerta del convento esperando que cumpliera con sus deberes?

Hubiera sido positivamente perverso para él haberse quedado allí; y entonces la Visión le dijo a su regreso: "Si te has quedado, debo haber huido"

Fraternidad Rosacruz - Sede Internacional