TRATAMIENTO

Y

SANACION


CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

TRATAMIENTO Y SANACION

Se hace una distinción, en la Curación Rosacruz , profesada por la Fraternidad Rosacruz, entre Tratamiento y Curación.

El tratamiento es un proceso exclusivamente físico.

La curación es tanto un proceso espiritual como físico.

En inglés, esto es fácil de distinguir por las palabras: “cureing” como tratamiento y “healing” como cura.

Cuando una persona es tratada, significa que se ha sometido pasivamente a un tratamiento impuesto desde el exterior, como resultado de lo cual se eliminaron los síntomas de los que se quejaba.

Este tratamiento, sin embargo, ofrece solo un alivio temporal.

Cuando una persona es sanada, significa que ha cooperado activamente, tanto física como espiritualmente, con el sanador.

Se eliminan los síntomas de los que se quejaba, pero hay más: ha llegado a comprender las causas espirituales subyacentes de su aflicción y ha tomado las medidas necesarias para adoptar los procedimientos pertinentes y comportarse de acuerdo con las leyes de la Naturaleza.

La curación es permanente, siempre y cuando se guarden en obediencia las leyes naturales, que son las Leyes de Dios .

Hay tres grandes factores en la sanación:

Primero, el Poder Sanador de nuestro Padre Dios (que está en todas partes, porque “en Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”);

Segundo, El sanador (seleccionado astrológicamente por Métodos Rosacruces de astro diagnóstico y astro terapia) y que es un Estudiante que avanzado en su desarrollo y que aprende a vivir la vida, de acuerdo a los elevados ideales de la Fraternidad Rosacruz;

Tercero, el paciente (que quiere curarse, cooperativo, participativo y que tiene un enorme deseo de ayudar a los demás).

Es en este paciente que actúa el Poder del Padre, a través del sanador, para disipar todos los males físicos, psíquicos, mentales y emocionales.

Cuando las personas acudían a Cristo-Jesús en busca de sanidad, no esperaban un tratamiento físico, porque sabían que su alivio les sería dado a través del Poder del Espíritu .

Tenían una fe profunda en los poderes curativos de Él, Dios el Hijo.

Dado que " la fe sin acción no vale nada ", se esperaba que cada suplicante cooperara activamente con el sanador.

Cuando obedeció el mandato de “ extender la mano ” o “ tomar la cama y andar ”, por citar dos ejemplos, fue sanado.

Estas eran condiciones simples, pero tenían que ser obedecidas de tal manera que el Espíritu de obediencia del paciente pudiera ayudar al trabajo del sanador.

Lo mismo sigue siendo cierto hoy.

Es la desobediencia a las leyes naturales (Leyes de Dios ) lo que trae la enfermedad.

¡La obediencia a las leyes naturales crea en el paciente las condiciones que permiten que el Poder Curativo trabaje a través del sanador y efectúe una curación verdadera y permanente!

La asistencia proporcionada por el Departamento de Sanación de Rosicrucian Fellowship es efectiva y real.

Sin embargo, corresponde al paciente colaborar, haciendo su parte.

Depende de él observar ciertos principios, sin los cuales todo resultará en fracaso.

Enfatizando la importancia de tales principios, recordemos algunos pasajes del Nuevo Testamento, en los que Cristo-Jesús realizó algunas curaciones:

Mateo - capítulo 8, vers. 13:

"Y Cristo Jesús dijo al centurión: Id y haced según vuestra fe.

Y a esa misma hora el siervo fue sanado".

Mateo - capítulo 9, versículos 2:

"Y he aquí, le trajeron un parálisis acostado en una cama.

Al verlo con fe, Cristo Jesús dijo:

Sé de buen ánimo, hijo, tus pecados son perdonados.

Levántate, toma tu cama y vete a casa .".

Mateo - capítulo 9, vers. 19 a 22:

"Y Cristo Jesús, levantándose, lo siguió, y también a sus discípulos.

Y he aquí, una mujer que durante doce años había estado sangrando vino de él y la tocó en el borde de su prenda.

Porque ella se dijo a sí misma:

Si solo toco su túnica, seré sanada. Cristo Jesús se volvió y al verla dijo:

"Ten buen ánimo, hija, tu fe te ha salvado".

Cristo Jesús le dijo:

Levántate, toma tu cama y anda.

Más tarde, Cristo Jesús lo encontró en el templo y le dijo:

"Ya estás sanado; no peques más para que no empeores".

Allí vimos que había tres condiciones necesarias para que la curación tuviera lugar, asumiendo un carácter permanente:

1 – No pecar más;

2 - Ser de buen ánimo;

3 - Ten fe.

Hoy, más que nunca, estas condiciones prevalecen.

El Paciente, de acuerdo con el Método de Curación Rosacruz, debe observar los siguientes estándares de conducta, similares a los mencionados anteriormente:

1 – NO TRANSGREDIR LAS LEYES NATURALES

– Incluye la adopción de una dieta pura y adecuada a su constitución, hábitos saludables, higiene personal y del hogar, uso legítimo de la fuerza creativa, templanza, etc.

2 - NUTRIR PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS POSITIVOS

- Significa mantener el equilibrio y la serenidad en cualquier circunstancia.

No albergues pensamientos oscuros, pesimistas o derrotistas.

No pierdas el control de las emociones. No cedas a los impulsos de ira, envidia, miedo, desaliento.

No temas a nada. Si "en Dios vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser", no hay razón para los temores.

En momentos de vacilación toma conciencia de la Presencia Divina.

Siempre amor.

A todo y a todos. Amor y alegría.

Es ligero. Casi ninguno resiste el poder del amor.

3 - TENER FE EN EL PODER SANADOR DIVINO

- Vivir en la convicción de que recibirás ayuda y la consiguiente sanación.

Se infiere, de lo anterior, que la curación depende de una actitud interior, de una postura moral.

Es necesario que el paciente haga esfuerzos para regenerarse, porque de lo contrario obstaculizará las fuerzas que pretenden asistirlo.

Por ejemplo: un individuo sufre de problemas hepáticos. Pídale ayuda al Departamento de Sanación y luego consígala.

Tan pronto como te sientas mejor, estarás bebiendo bebida alcohólica a diario.

Nadie se sorprenderá si la enfermedad de repente lo atormenta nuevamente.

Ahora, está transgrediendo una ley natural, frustrando el proceso de curación.

Es como si alguien que quiere cruzar un río profundo, sin medios, decida construir una balsa.

Al llegar a la otra orilla, en lugar de abandonar la balsa que construiste, decides arrastrarla contigo a través de la tierra.

Tu caminata será difícil y sufrida, por la presencia de algo pesado y ahora sin uso.

El alcohol, en el pasado distante, ha servido al propósito de la evolución.

Hoy, sin embargo, solo denigra y retrasa.

Se observa, entonces, cuántas personas insisten en llevar, a sus espaldas, balsas pesadas.

Hipócrates, el "Padre de la Medicina", vivió en el siglo V a.C. Se dedicó al arte de la curación, haciéndolo con amor extremo.

Trató al paciente como un todo: Cuerpo, Mente y Espíritu.

Le dieron una frase famosa:

"No hay enfermedades, sino enfermos".

Los enfermos del alma terminan enfermándose físicamente.

El dolor es advertir. Sufrir significa que algo anda mal.

Como la humanidad es reacia a entender y vivir estas verdades, las jerarquías divinas usan la alternancia para alertarla de sus transgresiones.

Así, "el bien y el mal", "el bien y el mal", "el dolor y el placer", la "alegría y la tristeza", sirven como parámetros para la evaluación de la conducta y el establecimiento de la causa y la relación hecha.

Si sufrimos, es porque producimos algo de desarmonía. Sólo la armonía nos traerá plenitud.

En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico