LA NUEVA HIGIENE DE VIDA

FRATERNIDAD ROSACRUZ MEXICO


CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

LA NUEVA HIGIENE DE VIDA

Sanación Espiritual

La curación espiritual es una fase importante del trabajo de La Fraternidad Rosacruz. La curación se logra con la ayuda de los Auxiliares Invisibles, quienes están lo suficientemente avanzados en evolución como para poder dejar sus cuerpos físicos y funcionar en los planos espirituales durante la noche. Están bajo la dirección de los Hermanos Mayores de la Rosa Cruz.

El Departamento de Curación es la oficina de La Fraternidad Rosacruz a través de la cual se canalizan las solicitudes de curación, y cualquier persona en cualquier parte del mundo puede solicitar la curación al Departamento de Curación. Se pone en contacto con la fuerza curativa a través de su aplicación y a través de sucesivas cartas semanales que mantienen su conexión con los Auxiliares Invisibles.

Este trabajo se realiza sobre la base de la oferta voluntaria.

Para ser incluido en la Lista de Curación, diríjase de la siguiente manera: The Rosicrucian Fellowship, Healing Department, PO Box 713, Oceanside, California, 92054-0112 EE. UU. y si no puede llevarlo a acabo escribanos un correo al Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico, para tenerlo presente en el Servicio de Curación que se realiza una vez por semana.

La Nueva Higiene

El Lema Rosacruz, "Una mente sana, un corazón blando, un cuerpo sano", implica la coordinación armoniosa de la mente, el alma y el cuerpo en un todo equilibrado, de modo que la mentalidad sana, el amor fraternal y la buena salud se combinen para hacer de la vida un Continua aventura de optimistas esperanzas y aspiraciones de vivir de acuerdo con la más alta ética.

Un escritor y médico define la salud como una condición que posibilita el mayor disfrute de la vida y el mayor trabajo constructivo, y que se manifiesta en el mejor servicio al mundo. Agrega:

"Implica mantener el cuerpo y la mente en los niveles más altos, vivir lo mejor posible y no estar satisfecho con la mera ausencia de una enfermedad.

La salud puede definirse como la calidad de vida que hace que la persona esté en condiciones de vivir más y de servir mejor. . "

La salud es una cualidad que eleva, inspira e impulsa a uno hacia el esfuerzo y el logro. Para desarrollar este equilibrio, los tres factores principales - pensamientos correctos, acciones correctas y alimentos correctos - deben convertirse en parte de la vida diaria.

Factores que determinan la selección de alimentos

Muchos factores determinan la selección de alimentos. No hay dos personas iguales; por lo tanto, "el alimento de uno es veneno de otro".

Los tipos y cantidades de alimentos necesarios están influenciados por muchas condiciones, como la altura, el peso, el clima, la estación, la tasa de metabolismo, el estado de salud, la condición de las glándulas, el temperamento individual, la edad, la tasa de crecimiento de los niños, la cantidad de ejercicio. y cantidad de sueño.

Otro factor importante que a menudo se denomina "psicología de la digestión" incluye el estado de ánimo a la hora de comer y el disfrute derivado de la comida.

Nunca coma alimentos sólidos mientras esté bajo tensión emocional, como preocupación, miedo o enojo, o si está muy cansado, con frío o incómodo de alguna otra manera.

La comida, para que sea beneficiosa, debe asimilarse completamente. Si bien a menudo se debe adquirir el gusto por ciertos alimentos, la aversión a cualquier alimento en particular es a veces una advertencia natural contra ese alimento o combinación de alimentos.

Debe recordarse, sin embargo, que el gusto es el resultado del entrenamiento y el hábito, y toda persona sana puede y debe aprender a comer todas las verduras y frutas.

A medida que avanza la ciencia de la dietética, se incluyen más enfermedades en la clase de trastornos nutricionales. Ahora es un hecho bien reconocido que los casos crónicos, por ejemplo, de asma, fiebre del heno, catarro, enfermedades de la piel, etc., responden a una dieta correcta.

Sin embargo, no se pueden dar dietas de forma espontánea, ya que se deben realizar "pruebas alimentarias" y planificar la dieta de acuerdo con las necesidades e idiosincrasias del paciente.

Una dieta bien equilibrada es más segura para las personas sanas, ya que contiene combinaciones de todos los elementos necesarios para mantener la salud.

Requerimientos alimenticios del cuerpo

Las proporciones promedio de principios alimentarios en una buena dieta son: carbohidratos, 60 por ciento; grasas, 25 por ciento; y proteína, 15 por ciento.

Además, para la regulación de los procesos corporales, debe haber minerales, vitaminas, agua y celulosa.

El esquema general que se proporciona a continuación puede resultar útil para planificar una dieta equilibrada de acuerdo con las necesidades individuales.

Componentes alimentarios

I. CARBOHIDRATOS

1. Función: producir calor y energía.2. Fuentes: azúcares y almidones; caña de azúcar, remolacha, frutas dulces, miel, cereales, pan, patatas y verduras con almidón.

II. GRASAS

1. Función: producir calor y energía.2. Fuentes: mantequilla, crema, aceites vegetales, aceite de oliva, nueces, productos de nueces, productos de aceite de semillas de algodón, chocolate, coco, aguacate.

III. PROTEÍNA

1. Función: construir y reparar tejidos.2. Fuentes: leche, queso, huevos, nueces, legumbres, cereales, aguacates.

Minerales

(sales celulares, tisulares o alimentarias)

Los minerales son vitales para la salud y el bienestar. Aunque sólo se encuentran pequeñas cantidades en el cuerpo físico, cada una tiene funciones especiales de importancia.

Promueven la vida en cada célula y fluido. De hecho, sin minerales, las vitaminas no pueden realizar su trabajo y no se puede mantener una buena salud.

En la preparación de cereales y verduras es fundamental evitar el calor excesivo.

Use un mínimo de agua y cubra las cacerolas con tapas herméticas para evitar la oxidación durante la cocción y retener los nutrientes y minerales preciosos.

CALCIO: promueve la vida y el crecimiento celular; forma una matriz para el desarrollo de los dientes y los huesos; proporciona resistencia y vitalidad; mantiene el agua en el cuerpo, la luz solar necesaria para su correcta utilización. Fuentes: frutas, verduras, queso, yema de huevo, leche, algas marinas, nueces, semillas de sésamo.

CLORO: limpiador corporal, depurativo, digestivo, eliminador de desechos. Fuentes: queso, coco, leche de vaca, leche de cabra, sal.

FLÚOR: asesino de gérmenes; forma el esmalte de los dientes, tejido de huesos; fortalece todo el cuerpo. Fuentes: coles de Bruselas, repollo, coliflor, queso, yema de huevo, leche de cabra, tomates, berros.

YODO: activo para estimular la acción normal de células y glándulas; beneficioso para los nervios. Fuentes: espárragos, zanahorias, dulse, ajo, uvas, musgo irlandés, champiñones, piña, patatas al horno, berros.

HIERRO: conserje del cuerpo; transporta oxígeno de los pulmones a la sangre, formando parte de la molécula de hemoglobina; da vitalidad, magnetismo y "energía". Fuentes: frutas secas, verduras de hoja verde, legumbres, levadura de cerveza, cereales integrales, yema de huevo, melaza, nueces.

MAGNESIO: laxante de la naturaleza; promueve la construcción de células nerviosas; estabiliza los nervios, ayuda al bienestar. Fuentes: cereales integrales, germen de trigo, bayas, maíz, coco, higos, diente de león, cebada, pomelo, naranjas, cacahuetes, nueces.

MANGANESO: actúa como alimento para el cerebro y los nervios; coordina la transmisión adecuada de los impulsos nerviosos.

Fuentes: plátanos, diente de león, huevos, escarola, verduras de hoja, menta, casi todas las nueces, perejil, guisantes, miel, hojas de sen, berros, cereales integrales.

FÓSFORO: construye el cerebro y los huesos; constructor de pensamiento; ayuda al crecimiento del cabello y los dientes; estimula las funciones corporales.

Fuentes: frijoles, queso, clavo, maíz, dulce, yema de huevo, uvas, miel, musgo irlandés, algas marinas, lentejas, habas, leche, nueces, agar, cebollas, piña, salvia, jugo de caña de azúcar.

POTASIO: necesario para el correcto funcionamiento de la sangre, el hígado y el bazo; controla el sistema muscular; promueve el sueño.

Fuentes: frutas, cereales integrales, verduras de hoja, higos, uvas, pimientos verdes, habas, miel, lechuga verde, menta, perejil, acelgas, berros, sandía, tomates.

SILICIO: poderoso antiséptico - actúa como cirujano del cuerpo; promueve la resistencia a las infecciones; agudiza la audición; pule y endurece huesos y dientes; da brillo a los ojos, brillo al cabello.

Fuentes: albaricoques, espárragos, cebada, repollo, pepinos, higos, lechuga, avena, chirivías, arroz, espinacas, fresas, tomates.

SODIO: mantiene la elasticidad del tejido conectivo; agente alcalino y curativo, disuelve los depósitos minerales, purificador y constructor de sangre; promueve la digestión; da fuerza y ​​resistencia.

Fuentes: espárragos, remolacha, higos negros, zanahorias, apio, queso, pepinos, yema de huevo, miel, habas, quimbombó, calabaza, nabos, fresas, judías verdes, germen de trigo.

AZUFRE: promueve un buen tono de piel, fortalece el cabello y las uñas; benéfico del sistema nervioso; aumenta el flujo de bilis; Divierte el hígado

Fuentes espárragos, frijoles, salvado, coles de Bruselas, repollo, higos, zanahorias, coliflor, apio, castañas, col rizada, colinabo, puerros, hojas de mostaza, cebollas, guisantes, rábanos, colinabos, arroz salvaje.

Vitaminas

Las vitaminas actúan como reguladores del cuerpo. No son elementos alimenticios, pero impregnan y revitalizan los alimentos que, de otro modo, carecen de cualidades que promueven la salud.

Estas sustancias tienen una afinidad especial por los minerales orgánicos que transportan la fuerza solar, el principio de vida de los alimentos.

Cada vitamina realiza funciones específicas; solo se requieren pequeñas cantidades, pero una deficiencia puede resultar desastrosa y es esencial comer alimentos de calidad sin refinar que proporcionen los nutrientes que se sabe que ayudan a mejorar la salud y la fuerza.

Las vitaminas no sustituyen a los alimentos ricos en vitaminas. Es necesaria una dieta equilibrada de frutas, cereales y verduras para obtener el máximo beneficio de los suplementos de vitaminas y minerales.

Las vitaminas se encuentran en mayor concentración debajo de la piel de frutas y verduras y se pierden innecesariamente cuando estas pieles no se utilizan en la preparación de alimentos.

La VITAMINA A da una piel suave; visión normal; resiste y enfermedad; promueve el crecimiento y la longevidad; almacenados en el cuerpo para usarlos según sea necesario; se agota rápidamente bajo tensión y estrés.

Al cocinar, es imperativo usar una sartén con tapa hermética; sazone justo antes de servir para retener la vitamina. Fuentes: frutas, vegetales verdes y amarillos, vegetales de hojas verdes, guisantes, ciruelas pasas, yemas de huevo, calabaza, judías verdes, soja, calabaza, tomates.

Los COMPLEJOS DE VITAMINA B más conocidos de esta familia son:

Vitamina B-1 (tiamina) bujía o vitamina "pep".

Vitamina B-2 (riboflavina) para la longevidad; belleza de la piel y los ojos.

Niacina: para una piel, sangre y digestión saludables.

Calmante para los nervios con vitamina B-6 (piridoxina); sueño reparador.

Ácido pantoténico: previene la caries dental; retrasa los cambios de edad; alergias a los alimentos.

Ácido fólico: vitamina anti anémica.

Inositol: mantiene jóvenes las arterias y el cabello.

Biotina: para la energía y la salud mental en la vejez.

Colina: para la salud del hígado; ayuda a la digestión de las grasas y a la vesícula biliar.

Por lo tanto, nos damos cuenta de la importancia de cada vitamina en el complejo B y su correlación con una mejor salud.

Fuentes: salvado, suero de leche, queso, harina de maíz amarillo, dátiles secos, yema de huevo, miel, habas verdes, champiñones, nueces, cacahuetes, pasas, hojas de remolacha, verduras de hoja verde, cereales integrales, salvado de arroz, pulimentos de arroz, trigo sarraceno. harinas de algodón-semilla-maní-soja-trigo integral.

VITAMINA C (ácido ascórbico) promueve el crecimiento: mantiene el tejido conectivo; ayuda a la formación de dientes y huesos; protege las paredes de las células sanguíneas; supera las infecciones.

Necesita reponerse diariamente; se pierde rápidamente con la exposición a la temperatura ambiente, menos cuando se refrigera.

Para evitar la pérdida de vitaminas, cocine en un recipiente bien tapado a fuego lento con pequeñas cantidades de líquido; nunca use refrescos al cocinar y evite descongelar alimentos congelados antes de cocinarlos.

Las frutas y verduras ácidas pierden menos vitamina C que las no ácidas, incluso durante el enlatado; los no ácidos pierden casi toda la vitamina C en ese proceso.

Fuentes: frutas que incluyen cítricos, vegetales de hojas verdes, nabos, miel pura, piña, escaramujos, tomates, vegetales amarillos.

La VITAMINA D es esencial para el metabolismo del calcio y el fósforo; promueve el crecimiento durante la niñez; ayuda al crecimiento, huesos y dientes; relajante de nervios. Fuentes mantequilla, yema de huevo, leche. Fuentes no alimentarias: luz solar e irradiación.

La vitamina D se necesita diariamente para suplir el requerimiento mínimo. Fuentes no lácteas: semillas germinadas, hongos, semillas de girasol, vegetales de hojas verdes.

La VITAMINA E (Tocoferol) es indispensable para el crecimiento y la función de las glándulas y los órganos reproductores; fortalece los músculos del corazón; se cree que destruye el tejido cicatricial; repara y fortalece las células; bueno para la piel.

La vitamina E no se daña al cocinar o almacenar, pero se destruye rápidamente cuando está rancia. Fuentes: germen de todos los cereales, alfalfa, aguacate, zanahorias, maíz integral, yema de huevo, verduras de hoja, coco-oliva-germen de trigo-aceites de soja.

VITAMINA F (grasas) proporcionan energía; portador de vitaminas; rodea, protege y mantiene en su lugar los riñones, el corazón, el hígado, etc.

Conserva el calor corporal en los cambios de temperatura; prolonga el proceso digestivo. Un exceso provoca aumento de peso, obesidad e indigestión al ralentizar la digestión y la absorción.

Es mejor almacenarlo en recipientes cubiertos lejos de la luz directa en un lugar fresco.

Fuentes: aguacates, huevos, semillas de algodón, maní, cártamo, aceite de sésamo y soja.

VITAMINA G ayuda a prevenir la pelagra y sus síntomas.

Fuentes: legumbres, leche, vegetales verdes.

La VITAMINA K es necesaria para la coagulación sanguínea.

Fuentes: verduras de hoja verde, hojas de remolacha y zanahoria, yogur, acidophilus, acelgas.

La VITAMINA P (rutina) proporciona una piel y arterias saludables; presión arterial normal, previene accidentes cerebrovasculares. Fuentes: piel de limón y naranja, pimientos verdes.

La VITAMINA U se llama así por su acción beneficiosa sobre las úlceras.

Fuentes: jugo de repollo crudo, apio, verduras frescas, yema de huevo cruda, algunas grasas vegetales. Sensible al calor, ninguno en alimentos cocinados.

Agua

1. Funciones: disolver los materiales nutritivos haciendo posible la absorción; para prevenir el estreñimiento; para mantener suaves las membranas mucosas; para ayudar a regular la temperatura corporal; para formar un componente esencial de las células de los tejidos y los fluidos corporales, como la sangre, la linfa y los jugos digestivos.

2. Fuentes: el agua destilada y los jugos de frutas son las mejores fuentes. Sólo se debe utilizar agua libre de compuestos de cal y magnesia, ya que el depósito de estos en el sistema provoca el endurecimiento de las arterias y tejidos, comúnmente conocido como "vejez".

Si se ha producido mucho depósito de minerales en la última comida, se debe omitir una comida al día y sustituir el suero de leche o el jugo de uva, ya que ambos actúan como disolventes de material calcáreo. Beba mucha agua pura entre comidas.

Celulosa

(forraje)

1. Función: producir bulto para la limpieza de intestinos estimulando la peristalsis.

2. Fuentes: salvado, cereales integrales, verduras frescas, frutas.

Nutrición

Una buena nutrición implica un suministro moderado de alimentos que proporciona todas las sustancias esenciales que el cuerpo necesita en las proporciones adecuadas. Algunos de los factores que provocan una mala nutrición son:

1. Cantidades insuficientes y tipos de alimentos inadecuados.

2. Defectos físicos, como dientes en mal estado, amígdalas infectadas, adenoides agrandadas.

3. Hábitos defectuosos de comer y vivir, que incluyen: falta de aire fresco y sol; falta de atención al aseo personal; entorno desagradable; actitudes mentales malsanas; muy poca recreación; eliminación inadecuada

Planificación del menú

Un menú equilibrado y cuidadosamente planeado para cada comida puede consistir en lo siguiente:

DESAYUNO - El jugo de naranja o fruta fresca y algunas almendras pueden formar la comida de la mañana para las personas de hábitos sedentarios que se levantan tarde y almuerzan temprano.

Aquellos que llevan una vida extenuante pueden fortalecerse con un desayuno bien seleccionado que consiste en frutas o jugos de frutas, cereales, alternados con huevo y pan integral, y una bebida.

La fruta debe ser preferiblemente naranjas, toronjas o frutas frescas de temporada. Se pueden sustituir con frecuencia por frutas secas o guisadas.

CENA - Sopa, un sustituto de la carne, una verdura cocida, papa o arroz integral, ensalada cruda y un postre ligero pueden componer la cena. La sopa de la cena suele ser una sopa clara o consomé, pero puede omitirse por completo a menos que exista una necesidad especial para estimular el apetito o para dar calor.

ALMUERZO O CENA - Sopa, ensalada cruda, requesón, una rebanada de pan tostado integral y un postre pueden constituir la cena; o, se pueden utilizar alimentos que compensen cualquier deficiencia dietética que pueda haber ocurrido en las otras dos comidas.

La siguiente clasificación de alimentos resultará útil para planificar las comidas:

Fisicoculturistas

FORMADORES MUSCULARES (Proteínas): Leche, huevos, queso, nueces, legumbres (guisantes, frijoles, lentejas).

FORMADORES DE HUESOS: Leche, cereales integrales, verduras, frutas.

FORMADORES DE SANGRE: Verduras, especialmente de hoja verde, yema de huevo, salvado y cereales integrales, frutas.

Combustibles

(para calor y energía)

GRASAS Y ACEITES: Mantequilla, nata, aceite de oliva y otros, frutos secos.

ALMIDONES: Cereales, patatas, panes.

AZÚCARES: Caña, remolacha, arce, frutas, dulces.

PROTEÍNAS: Leche, queso, huevos, frutos secos, legumbres.

Reguladores corporales

VITAMINAS: cereales integrales, leche, huevos, verduras, frutas.

GRANEL (celulosa): verduras gruesas, salvado y cereales integrales