ESCORPIO



CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

Mes Solar Escorpio

EL CAMINO DE LA REGENERACION

Puede oi­r el himno del signo de Escorpio interpretado por Violetta Kundert Ranevsky del libro "Songs of Light" de la "Rosicrucian Fellowship".

Himno de Escorpio

MEDITACION PARA EL MES SOLAR DE ESCORPIO

Las fuerzas ocultas de la naturaleza obran sobre este mes solar para que la vida recóndita en el corazón humano, la Chispa Divina que viene de Dios, se despierte a mas nobles actividades, y progrese en su desarrollo evolucionario.

Se halla en la vida todo el Poder de Dios, y también Su Amor, a fin de que el poder sea usado solamente para lo que es bueno.

La admonición constante de Escorpio es OBRAD.

Con la inspiración del amor para que la escoria sea transmutada en el oro del Espíritu.

Las palabras de clave para este mes solar son: VALOR, ENERGIA, HABILIDAD Y REGENERACION

"Y todo lo que hiciereis, en palabra o en obra,

hacedlo todo en el nombre del Señor Cristo-Jesus,

dando gracias a Dios y al Padre por medio de el." Col. 3:17.


Escorpión es el más misterioso de los signos del Zodiaco. Es el signo de la «Generación» y de la «Regeneración».

Se le representa por dos símbolos: el Escorpión y el Águila.

El Escorpión con el aguijón que produce la muerte, es el apropiado símbolo de las fases inferiores de este signo.

También el buitre siempre royendo las entrañas de Prometeo (encadenado a una roca por haber robado el fuego celeste), es otra representación de este aspecto de Escorpión.

En cambio, el Águila que remonta su vuelo a las alturas hasta perderse de vista, es el mejor símbolo de las elevadas fases del signo por el cual el hombre «regenerado» asciende a los Cielos.

En este signo morimos para lo inferior y mezquino con el objeto de que podamos vivir en lo superior y elevado.

Escorpión posee toda la profundidad y fortaleza de las aguas del mar, juntamente con la gloria de la luz solar que desciende entre nubes semejante a una bendición sobre las inferiores turbulentas aguas.

Escorpión es el Regenerador.

The Rosicrucian Fellowship


Departamento Curativo

MEDITACIÓN ESPIRITUAL DE ESCORPIO

(Del libro "Interpretación de la Biblia para la Nueva Era" de Corinne Heline)


Desde el comienzo del Período Terrestre, la Jerarquía creativa de Escorpio le ha dado a la humanidad patrones de formas de pensamiento cósmico. Según estos estándares, el hombre ha aprendido a construir sus cuerpos característicos.

Por lo tanto, los miembros de la Jerarquía de Escorpio se llaman Señores de la Forma. El Dr. Rudolf Steiner dice que la mente del cerebro del hombre no es más que una taza para sumergirse en estos pensamientos arquetípicos.

En los primeros días de la evolución humana, los estudiantes del Templo de los Misterios podían contactar directamente a las Jerarquías Celestiales y observar el enorme servicio que estaban prestando a la raza humana.

Por esta razón, el mensaje de las estrellas se incluyó entre los estudios del Templo, y no se permitió que ningún candidato recibiera estas instrucciones sin una preparación larga y ardua.

La transmutación es la palabra clave dominante de Escorpio.

Durante el período comprendido entre el equinoccio de septiembre y el solsticio de diciembre, cuando la fuerza dorada de Cristo está penetrando más profundamente en esta esfera, el arcángel Miguel, segundo solo en gloria y poder después de Cristo mismo, se dedica a limpiar y transmutar la acumulación de los malos deseos del hombre que cuelgan como una nube oscura de miasma sobre la Tierra.

Juntos, purifican y transmutan las formas de pensamiento negativo del hombre que impregnan la atmósfera mental del planeta.

Debido al trabajo que realizan, los pensamientos más puros y la sustancia del deseo están disponibles para el uso del hombre en la construcción de cuerpos mentales y astrales más fuertes.

Estos, a su vez, penetran y fortalecen sus vehículos etéricos y físicos.

Escorpio es el signo enigma del zodíaco. Tiene dos símbolos: un escorpión, que lleva el aguijón de la muerte en la cola, y un águila que puede volar más cerca del sol que cualquier otra ave.

Estos símbolos representan dos aspectos muy divergentes de este signo.

Bajo la influencia del escorpión, el hombre puede descender a las profundidades de la degradación; bajo la influencia del águila, su naturaleza inferior se transmuta, y así puede ascender a mayores alturas espirituales.

Otro aspecto de la paradoja de Escorpio son las influencias del agua y el fuego ejercidas a través de este signo de elementos opuestos, ya que Escorpio, un signo acuoso, está regido por el ardiente planeta Marte.

Esta es otra indicación más de las propiedades místicas de Escorpio y el papel que juega en la REGENERACION que precede a la iluminación.

Lo último solo se puede hacer después de que los principios del agua y el fuego se hayan unido armoniosamente.

Tal unión quedó demostrada cuando el rayo de fuego del Cristo arcangélico tomó posesión del cuerpo del Maestro Jesús.

Como miembro de la raza humana, Jesús pasó a estar bajo la Jerarquía de Piscis, sintonizándose así con el principio del agua.

Lo que más tarde logró el Ser compuesto conocido como Cristo Jesús fue la demostración suprema del estado ideal, un cierto grado de comprensión que toda la humanidad tendrá cuando haya aprendido a combinar los principios del fuego y el agua.

Cristo le enseñó esta verdad a Nicodemo cuando dijo:

"A menos que el hombre nazca de agua

y espíritu, no puede entrar en el reino de Dios",

siendo el espíritu el principio del fuego.

Las condiciones externas nunca serán dominadas hasta que las fuerzas internas opuestas y discordantes estén armonizadas.

Una vez hecho esto, se revelará el misterio en gran parte oculto de Escorpio.

La generación se transmutará en regeneración, de modo que no se repetirán tragedias como las de Caín y Abel, Salomón e Hiram Abiff.

Los factores que dividen estas corrientes opuestas de la humanidad se habrán rendido al principio que une a todos en armonía.

En muchos mitos y leyendas, tanto religiosas como profanas, este precepto se muestra de manera diferente.

Pero solo mediante un estudio de la ciencia espiritual de las estrellas se puede comprender su significado con certeza y claridad.

Los antiguos egipcios, que estaban muy versados ​​en los profundos misterios del conocimiento de las estrellas, difundieron enseñanzas sobre la polaridad en las pinturas para que aquellos que no pudieran captarlas como ciencia pudieran conocerlas intuitivamente a través de símbolos apropiados.

Su glifo para Escorpio era el de un esqueleto dentro de una tumba abierta atravesada por un arco iris.

En un horóscopo, Escorpio gobierna la octava casa, la casa de la muerte.

Pero la casa de la muerte es también la casa de la regeneración. En él se encuentran tanto el escorpión como el águila.

Las formas imperfectas e impuras son ejecutadas.

Esto es beneficioso porque no todo lo que pertenece a este plano es digno de inmortalidad.

Sólo la esencia de la experiencia mortal, agregada e incorporada a la naturaleza superior del hombre, asimilada, es decir, a su alma, se vuelve inmortal.

Volviendo al esqueleto como símbolo de los poderes de Escorpio, encontramos que también representa las obras de la ley kármica.

En este sentido, se presenta como una guadaña para cosechar la humanidad; en otras palabras, para eliminar formas que son transitorias por naturaleza.

Pero también revela que, mientras la vida no se haya identificado con estas formas, no depende de ellas para su existencia.

En medio de las formas que se cosechan, aparecen nuevas manos, pies y brazos, que indican la supremacía del espíritu sobre la materia y apuntan a la ley cíclica del renacimiento.

El arco iris que atraviesa la tumba es el símbolo de la inmortalidad. En este sentido, hay otra marca más del aspecto regenerativo de Escorpio: la promesa de un tiempo en el que el sufrimiento, el dolor y la muerte ya no existirán.


El Sendero de santidad a través de Escorpio


Cuando un discípulo del Sendero de Santidad sigue el dorado rayo de Cristo hacia el corazón de la Tierra, emplea el período de Escorpio como tiempo de transmutación.

Intenta sublimar el mal en bien, la oscuridad, en luz, lo negativo en positivo, en cada fase de la vida diaria.

Se dedica asimismo, a la tarea de transmutar el poco temple de su naturaleza inferior, en el oro puro del espíritu.

El laboratorio en el que lleva a cabo este gran trabajo, es la espina dorsal, a veces denominada El Sendero del Discipulado. Cuando su fuego purificador es despertado, actúa, primero,

en la base de la misma. Cuando asciende, el fuego espiritual se une con el correspondiente fuego espiritual de arriba, creciendo ambos gradualmente en volumen y fortaleza, hasta que el cuerpo entero del discípulo se llena de luz.

Alcanza entonces la Iluminación, que resulta visible a todos los que poseen la visión interna.

Y es entonces cuando, por primera vez, su naturaleza inferior es, literalmente, consumida por el fuego celestial, convirtiéndose a sí mismo en una antorcha que alumbra su propio camino hasta el corazón de la Tierra, donde habita el esplendor de Cristo.

Cuanto más sincera sea su dedicación, tanto más avanzará en el Sendero a cada retorno de la estación, hasta que, finalmente, sea declarado digno de participar en la Fiesta de la Luz que tiene lugar la Noche Santa.

Tanto bíblica como astrológicamente se dice que Escorpio tiene dos notasclave, lo cual ilustra cuanto se ha dicho sobre este signo: Para el neófito,

"Bienaventurados los puros de corazón,

porque ellos verán a Dios";

y para los iluminados:

"Mostraré cosas que se han mantenido secretas desde la fundación del mundo".


Parábola Bíblica para Escorpio

La Higuera Estéril o Sin Fruto


"Y, dejándolos allí, salió de la ciudad, se fue a Betania y pasó allí la noche.

A la mañana siguiente, cuando volvía a la ciudad, sintió hambre.

Viendo una higuera junto al camino, se acercó, pero no encontró nada más que hojas.

Entonces dijo:

-Nunca más des ya fruto.

Y la higuera se secó de repente.

Al verlo, los discípulos preguntaron asombrados:

-¿Cómo es que la higuera se ha secado de repente?.

Jesús les contestó:

-Os aseguro que si tuvierais una fe sin reservas, no sólo haríais esto de la higuera;

incluso, si le dijerais al monte ese "quítate de ahí y échate al mar", lo haría".

Mateo 21:17- 21

Escorpio es un signo de tremendo poder.

Sus fuerzas actúan en la gama que va, desde las fases más íntimas de la degeneración, hasta las fases más excelsas de la regeneración.

Cuando alguien aprende a sintonizarse perfectamente con los poderes de Escorpio, se convierte en un obrador de milagros, tanto en el plano físico como en el espiritual.

La parábola relacionada con este signo es una de las más controvertidas de toda la Biblia. Hay profundas verdades escondidas en ella.

En la simbología espiritual, la higuera representa la generación.

Cristo, el Señor de la Vida y del Amor, jamás maldeciría ni conduciría a marchitarse y a morir a ningún ser viviente, ya que Su palabra y Su contacto sólo pueden dar la vida.

La parábola no contiene una maldición, sino la enunciación de una verdad eterna. La ley de la generación no es permanente.

No estaba en el plan original.

Por eso su empleo incorrecto ha traído la guerra, la enfermedad, la vejez y la muerte. Por su causa perdieron Adán y Eva el Jardín del Edén.

El Libro de la Revelación habla de ciento cuarenta y cuatro mil que llevan la marca de Cristo sobre sus frentes, y a los que se permite trasponer los umbrales del Templo.

Son los pioneros, los que han transmutado la generación en regeneración.

La generación, tal como se practica hoy, es una fase, transitoria, del presente ciclo evolutivo. En la Nueva Edad, que ya amanece, los pioneros trocarán lo irreal por lo real, lo transitorio por lo permanente.

El placer será sustituido por el amor y la inmortalidad ocupará el lugar de la mortalidad.

En palabras de San Pablo:

El hombre encontrará, dentro de sí mismo, a Cristo, que es la "esperanza de gloria".

Éste fue el significado de las palabras del bendito Señor cuando dijo a la higuera:

"Nunca jamás des ya fruto", y la higuera se marchitó.

En el signo de Escorpio se percibe una visión kaleidoscópica del status evolutivo de la Humanidad.

La sublimación de la generación en regeneración se simboliza, no por el escorpión arrastrándose por la tierra y con el aguijón de la muerte en su cola, sino por el águila, volando en línea recta hacia el corazón del sol.