9 PASOS PARA LA CURACION ESPIRITUAL


CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

Nosotros, como aspirantes a una forma de vida más espiritual, habiendo superado los elementos más básicos de la naturaleza humana, nos enfrentamos a formas de transgresión más sutiles pero igualmente peligrosas, como el orgullo espiritual, la justicia propia, la imposición indiscriminada de "servicio" a nuestro prójimo. hombres, intolerancia, juicios falsos y duras críticas, impaciencia y egoísmo: la lista parece interminable.

El camino del logro nunca está libre de la tentación del pecado, y cada tentación a la que sucumbimos nos hace más susceptibles a la enfermedad.

El dolor y la enfermedad son causados ​​por la transgresión de las leyes de la vida.

Esta es la Enseñanza de la Fraternidad Rosacruz.

Es lo que aprendemos también a través de la experiencia, y lo que debemos aprender a reconocer y transmutar para un uso efectivo si queremos evitar las dificultades incurridas al no obedecer las leyes de Dios.

Demos el primer paso, el de la pureza. Se ha dicho que el evangelio de Cristo nunca podría haber sido entregado por alguien que estuviera enfermo.

Del mismo modo, es seguro que los milagros de curación realizados por Cristo Jesús no podrían haber sido realizados por alguien que estaba enfermo.

Toda curación es el resultado de la aplicación de la fuerza curativa divina que proviene del Padre.

Los ángeles sanadores, los ayudantes invisibles y todos los que con devoción cuidan y oran por los enfermos, trabajan con esta fuerza sanadora de una forma u otra.

En el Servicio de Sanación de la Fraternidad Rosacruz se nos dice que no se puede generar una fuerza curativa pura y fuerte a menos que mantengamos nuestras mentes y cuerpos limpios y puros.

Ya sea que la fuerza curativa se dirija impersonalmente para su uso donde más se necesita, como ocurre durante el servicio de curación, o si se dirige hacia un individuo específico, el instrumento a través del cual se dirige debe ser puro.

Así como un instrumento contaminado con impurezas comprometerá el poder inherente a la fuerza curativa, un lente manchado no puede dar una imagen real.

El instrumento terrenal más puro y perfecto jamás poseído por un ego en evolución fue hecho por Jesús.

Sólo en un vehículo tan casto podría el sublime Espíritu de Cristo cumplir su misión de impartir el evangelio del amor y la hermandad y sanar a los enfermos.

Solo un vehículo tan casto podría resistir las vibraciones enrarecidas del pensamiento superior, la sabiduría, la fuerza espiritual y el amor traídos a la tierra por este ser sublime.

Sólo un vehículo tan casto podría transmitir la fuerza sanadora divina con tal intensidad como para producir los milagros sanadores de Cristo Jesús.

También nosotros algún día podremos aplicar la misma medida de poder en la gran obra de curación y lograr los mismos tipos de curaciones que hoy parecen tan asombrosas.

Sin embargo, esto ocurrirá solo cuando nuestra pureza tanto interior como exterior se vuelva más parecida a la de nuestro ideal, Cristo Jesús.

Consideremos ahora el segundo paso de cooperación.

Si solicitamos ayuda a los Auxiliares Invisibles, debemos tener en cuenta que el proceso de curación no es unilateral.

Debemos estar preparados para cooperar con la fuerza curativa que se dirige hacia nosotros.

Hay cosas específicas que podemos hacer y cosas específicas que no debemos hacer para que las ministraciones sanadoras puedan ser de gran beneficio para nosotros.

Hoy en día, muchas personas están comenzando a comprender que ciertos alimentos no son saludables y que la falta prolongada de sueño puede causar daños importantes.

Sin embargo, generalmente prestamos menos atención a los posibles efectos sobre la salud de nuestros pensamientos y emociones. Después de que han cobrado su precio, no tenemos problemas para recordar el dolor de cabeza provocado por un ataque de llanto o malestar estomacal que nos atormentó después de que nos enojamos.

Si constantemente enviamos pensamientos de crítica, intolerancia, odio y venganza a los demás, nos dañaremos más a nosotros mismos que a ellos.

La actitud que suscita tales pensamientos.

tiende a endurecer nuestros vehículos más finos, una condición que a su vez reacciona negativamente sobre la salud física. Obviamente, es tan importante cooperar con la fuerza curativa enviando nuestros pensamientos y emociones más elevados en todo momento como comer adecuadamente y dormir lo suficiente.

Cooperar con la fuerza curativa es cooperar lo mejor que podamos con Cristo y con el Padre, de quien, en última instancia, proviene la curación. Cristo Jesús, con palabras y ejemplo, nos ha dicho lo que debemos hacer. Solo tenemos que mirar Su vida en la tierra y esforzarnos por vivir de manera que nuestras propias vidas estén llenas del amor y la tolerancia que Él trajo al mundo.

Cuando aprendemos a hacer esto automática y consistentemente, nos encontramos cooperando con la fuerza curativa antes de que la necesitemos, porque habremos aprendido a vivir bien, asegurando así buena salud.

Fidelidad es el tercer paso hacia la curación espiritual.

El diccionario nos dice que ser fiel es ser constante y leal. Sugiere cualidades de estabilidad y devoción, que son firmes y duraderas. Santiago dice:

"La oración de fe salvará a los enfermos".

La lealtad, la devoción y la firme fidelidad a lo más alto que conocemos pesarán mucho en la balanza de la curación.

¿Qué implica esta fidelidad? Implica que vivimos conscientes de lo que pensamos, decimos y hacemos en todo momento. Fielmente filtramos nuestros pensamientos y nuestras palabras.

Lealmente nos aseguramos de que sean positivos y cariñosos. Resueltamente tratamos a los demás como deseamos que nos traten a nosotros.

Constantemente nos abstenemos de chismes y críticas. Sabemos que los pensamientos y acciones negativos actúan negativamente sobre el cuerpo, en realidad, debilita y destruye células y tejidos y perturba el funcionamiento normal y los procesos de regeneración.

Santiago nos dice además que oremos los unos por los otros "para que podamos ser sanados.

Cuando el deseo de ayudar y servir a nuestro prójimo es tan fuerte que estamos dispuestos a olvidarnos de nosotros mismos en nuestra preocupación por los demás, descubrimos que nosotros también tenemos beneficiado de nuestra oración.

Es imposible dar "servicio amoroso, olvidado de sí mismo a los demás" sin cosechar de alguna manera el bien en nuestras vidas. La constancia de nuestra fidelidad en creer en Cristo y sus enseñanzas y en practicarlas en nuestro día a día. vivir es un refugio seguro.

Gradualmente, a medida que nos fortalecemos para vivir más de cerca a lo más alto que conocemos, descubrimos que también tenemos la fuerza para ayudar a los demás de manera más eficaz. Como James también nos dice: "

Perdón: Perdonar es sanar. Este es nuestro cuarto paso. "Perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

La calidad del perdón es esencial para vivir correctamente.

El perdón asegura nuevos comienzos. Implica que los agravios se hacen a un lado y que dejamos de cuidar viejas heridas y guardar rencor.

Es el fundamento de la buena salud, porque perdonar es liberarnos de resentimientos que, de otro modo, perjudicarían nuestro bienestar.

Si nos examinamos a nosotros mismos de cerca, es probable que encontremos una cantidad asombrosa de escombros en forma de resentimientos que quedaron de episodios pasados, de los que quizás solo seamos vagamente conscientes, pero que aún nos carcomen.

Para ser completamente indulgentes, completamente libres, debemos deshacernos de hasta el más mínimo de estos resentimientos y sacarlos de nuestra mente para siempre.

El principio del perdón impregna toda la naturaleza. Por ejemplo, nuestros cuerpos pusieron defensas heroicas para lidiar con los abusos flagrantes que involucran una dieta inadecuada y estilos de vida destructivos.

Después de mucho abuso, por supuesto, nuestros cuerpos se descomponen, pero la cantidad de mal uso que se supera a veces parece increíble. La naturaleza no está interesada en el castigo. Todo el propósito de la naturaleza es curar y corregir de nuevo.

La retribución y la venganza se basan en el principio de que nada nuevo puede introducirse en una situación. El perdón, por otro lado, se basa en la idea de cambio y renovación.

Hacemos bien, entonces, en descartar los recuerdos desagradables y construir nuestras relaciones con nuestros semejantes sobre la base del amor y la sabiduría, perdonando a todos, incluyéndonos a nosotros mismos. Solo así crearemos las nuevas condiciones dentro de nosotros mismos que conduzcan a una buena salud permanente.

Armonía es el quinto paso hacia la curación. La salud, esencialmente, es armonía.

El proceso de curación es el restablecimiento de la armonía. Cuando los aspectos físicos, mentales, emocionales y espirituales funcionan en armonía entre sí, estamos mejor preparados para nuestro trabajo en el mundo.

Sin embargo, la armonía en y entre nuestros vehículos individuales no es más que la manifestación de una armonía universal subyacente en la que se basa todo el progreso cósmico.

La armonía dentro de nosotros es paralela a la armonía más amplia con Dios. Cuando cumplimos con la ley natural, estamos en armonía con el plan divino de evolución. Nuestras energías se dirigen a los canales en los que mejor nos sirven a nosotros y a toda la vida en evolución.

Trabajamos sin problemas con los poderes superiores para promover el plan divino. En estos momentos, nuestros diversos vehículos y sus miembros constituyentes trabajan sin problemas entre ellos.

Cuando ignoramos la ley natural, no estamos en armonía con Dios y con nosotros mismos. Nuestras energías se dirigen a canales enemigos del progreso.

Nuestros órganos físicos y nuestros vehículos superiores se desalinean y discrepan entre sí, trabajamos con propósitos contrarios a Dios y, por lo tanto, tenemos propósitos contrarios con nosotros mismos.

El Yo Superior, el Dios interior, está oscurecido por la naturaleza inferior, que sigue su propio camino renegado.

La enfermedad es el resultado inevitable. Si queremos ser sanados, debemos esforzarnos por lograr la armonía. En la medida en que nuestra conducta esté en sintonía con los preceptos espirituales, podemos esperar disfrutar de las bendiciones de la buena salud. Nuestra capacidad y nuestro deseo de expresar compasión, simpatía, bondad, pureza, humildad espiritual y, más esencialmente, todos nuestros esfuerzos en el servicio desinteresado, contribuyen a la armonía.

Viviendo Artísticamente es el sexto paso en el camino hacia la curación espiritual.

Vivir artísticamente es posible solo cuando la conciencia de uno está en sintonía con las leyes divinas que gobiernan el arte en las relaciones humanas.

Esta sintonía surge de la aplicación constante de principios espirituales a las experiencias diarias de la vida. Antes de que uno pueda impartir el toque artístico a sus relaciones, debe tener en sí mismo amor y fe en la humanidad.

Tiene fe en los demás porque tiene fe en sí mismo, fe en el Dios dentro de sí mismo. Si uno sabe dentro de su propia alma cómo ponerse en contacto con un poder más grande que él, también sabe que es posible que cualquier otra persona haga lo mismo.

Una persona que cultiva la conciencia de Dios desarrolla la capacidad de ver y oír intuitivamente. En otras palabras, ve y oye con más agudeza que hasta ahora. Su relación con los demás adquiere una calidad espiritual artística.

A menudo bendice a otros sin ser consciente de ello. Encuentra que crece en su corazón la voluntad de ver lo mejor en sus semejantes. Ve una necesidad humana vital en un mero gesto o en un comentario aparentemente descuidado.

Luego, con delicadeza artística, ayuda gentilmente a un ser humano en su camino. Cada individuo tiene un deseo fundamental de pasar de la fealdad a la belleza, crecer y desarrollarse.

Este deseo puede Cada individuo tiene un deseo fundamental de pasar de la fealdad a la belleza, crecer y desarrollarse. Este deseo puede Cada individuo tiene un deseo fundamental de pasar de la fealdad a la belleza, crecer y desarrollarse. Este deseo puede permanecer latente por un tiempo, pero eventualmente se manifestará, florecerá y dará fruto.

Nuestro es siempre el privilegio de vivir artísticamente y ayudar a otros también a tejer un tapiz de vida que resplandece con el resplandor de la obediencia a la ley divina.

CUMPLIR CONDICIONES es el paso siete. "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente ... Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mateo 22:37, 39).

A medida que aprendemos a permanecer en la conciencia de Cristo, nos resulta más fácil cumplir con las condiciones de amar a Dios y al prójimo, y esto también influye en la salud.

El amor que sentimos por dentro y que enviamos tiene su efecto sobre nuestro entorno. Tiene un efecto aún mayor en nosotros.

Es un hecho bien conocido que la ira afecta negativamente a la digestión y que muchas dolencias corporales son iniciadas o agravadas por una variedad de emociones negativas.

En estados de ánimo rebeldes, a veces nos preguntamos cómo se puede esperar que amemos a alguien que parece tan poco digno de ser amado.

Pensándolo bien, descubrimos que sólo por una cuestión de autoconservación, no tenemos otra opción.

En el conocimiento de nuestra unidad unos con otros, encontramos que el objeto de nuestro odio es verdaderamente uno con nosotros, y odiamos parte de nosotros mismos. Cuando alguien nos hace daño, es él quien debe sufrir las consecuencias del mal.

Si respondemos al acto con resentimiento, discutiéndolo con otros y considerando formas de represalia, entonces también lo convertimos en nuestro problema.

En cambio, si bendecimos al ofensor, enviándole amor, no solo nos protege, sino que puede ser el medio para levantar a nuestro hermano.

¿Qué mayor servicio podemos dar? Un alivio pequeño o temporal es todo lo que podemos esperar cuando pedimos sanidad espiritual, a menos que estemos dispuestos a cumplir con las condiciones que Cristo nos delineó.

Silencio es el octavo paso en la curación. En el pasado, cuando la vida se vivía con menos intensidad de lo que es ahora, muchas personas se dieron cuenta del valor de mantener el silencio durante al menos una cierta cantidad de tiempo cada día. Sabían que es necesario que el ego se vuelva periódicamente hacia adentro y cierre todo lo demás.

En estos tiempos más agitados y estresantes, el ruido está a la orden del día y el silencio es un bien escaso. Hoy, más que nunca, necesitamos descansar del clamor del mundo.

Podemos analizar con mayor eficacia nuestros pensamientos, trazar el curso de nuestras aspiraciones y estar en comunión con lo más elevado, cuando estamos solos y todo está en silencio a nuestro alrededor.

Elías, debemos recordar, no recibió una respuesta a su problema cuando la tormenta estaba arrasando o durante la turbulencia del terremoto y el fuego.

Sólo cuando cesaron los sonidos de destrucción y desarmonía, la "voz suave y apacible" emite sus mandamientos para salvar la vida de Elías. Las personas enfermas tienen una necesidad aún mayor de soledad y silencio, que es una medicina para el espíritu. El paciente que está tratando conscientemente de cumplir su papel en el proceso de curación encuentra que la meditación diaria es un imperativo. La tranquilidad es una condición esencial para el pensamiento creativo, y es particularmente importante cuando necesitamos sanidad y buscamos estar en comunión con el Cristo interior, la fuente de nuestra creatividad.

Las "perspectivas eternas" esenciales para un modo de vida expandido y más abundante se descubren y conservan sólo en un entorno pacífico. Si somos acosados ​​por el ruido del mundo, estamos aprisionados en el mundo.

Pero los "sonidos del silencio" nos ofrecen la dimensión a la que podemos aspirar y la serenidad con la que podemos empezar a restaurar y mantener nuestra salud.

La gratitud es el noveno paso en el camino hacia la curación.

La gratitud es más esencial para la curación porque si aceptamos humildemente todo lo que nos llega sin dudarlo, lo haremos reciba la ayuda que estamos buscando.

Es la puerta abierta al perdón, si nos rendimos completamente a Su voluntad. Max Heindel nos dice que toda nuestra vida debería expresar nuestro agradecimiento. Cada condición y lugar en el que nos encontremos debe ser un testimonio de nuestro agradecimiento.

Algunas personas exigen una salud perfecta y afirman tener derecho a ella. Olvidan que, ya sea en esta vida o en una vida anterior, han desobedecido las leyes de la naturaleza.

A través del sufrimiento tienen que aprender a obedecer. Cuando hayan dominado las leyes de la naturaleza y no estén dispuestos a pecar más, se les restablecerá el derecho a la salud.

El evento anual recurrente del nacimiento del Cristo Cósmico es santificado por la rigidez acumulada de hombres y mujeres en todas partes.

Cada época navideña, la densidad de la tierra ' Su cuerpo se ha debilitado en proporción al avance espiritual realizado por la humanidad durante el año pasado.

El gran espíritu del Amor se vuelve menos encadenado con cada Nacimiento Santo sucesivo. Aceleramos la liberación de Cristo al contemplar con reverencia a Dios y sus leyes y al recibirlo en nuestros corazones, mentes y vidas, libres del dolor del pecado.

¿Qué es la curación espiritual?

La curación espiritual consiste en elevar las vibraciones de los diversos vehículos de una persona hasta tal punto que toda cristalización se rompe y estos vehículos se habilitan para realizar correctamente su función.

Hay varios métodos para lograr esta elevación vibratoria.

El contacto con una persona altamente espiritual puede provocarlo, en la medida en que esta persona puede actuar como un canal para las fuerzas espirituales superiores, que son introducidas en el organismo del paciente.

El método de curación Rosacruz recluta las energías benéficas de los Auxiliares Invisibles, quienes, trabajando en los planos invisibles, manipulan los vehículos más finos del paciente y dirigen la fuerza curativa hacia él según sea necesario.

La oración, si va acompañada de un deseo intenso, hace contacto con la fuerza sanadora de Cristo del Espíritu del Mundo de la Vida.

--Frieda Mader


--Rays from the Rose Cross Magazine, septiembre / octubre de 1995


En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico