COMO CONOCI

A MAX HEINDEL


CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

Max Heindel como lo conocí

por

Art Taylor

Mi madre fue secretaria astrológica de Augusta y Max Heindel, desde principios de 1914.

La Comunidad era pequeña en número, pero era una familia feliz y armoniosa. Mi madre venía a Los Ángeles con frecuencia los fines de semana y muy pronto me trajo un Cosmo para leer.

Me impresionó su presentación clara y racional de las verdades ocultas, y cuando Max Heindel vino a hablar en el Centro de Los Ángeles, fui a escucharlo.

Cuando nos conocimos, todos supimos instantáneamente que éramos viejos amigos de vidas anteriores.

Cuando me invitaron a venir a Oceanside, abordé el tren de Santa Fe el próximo fin de semana y, al bajar, vi un pequeño pueblo de unas dos cuadras y algunas casas dispersas.

Caminé las dos millas de camino de grava hasta los terrenos de la Confraternidad y descubrí que la Sede consistía en un edificio administrativo (que albergaba todas las actividades), una pequeña capilla y unas tres cabañas.

Posteriormente, haciendo frecuentes viajes de fin de semana a Oceanside, me familiaricé bien con el Sr. y la Sra. Heindel, y cada vez que había una acumulación de trabajo para preparar y leer los horóscopos de los solicitantes de ayuda, ayudaba a la Sra. Heindel y a mi madre.

Por lo general, después del servicio del domingo por la mañana, Max Heindel y yo nos sentamos en un banco cerca del lugar donde ahora se encuentra el emblema de la cruz de rosas.

Charlamos sobre muchos temas de interés mutuo: astronomía, astrología, filosofía y ciencias, siempre incluyendo pequeñas reminiscencias humanas refrescantes y una broma o dos. Fueron tiempos maravillosos.

Un domingo por la mañana, al salir de la Capilla, un visitante nos acompañó y mencionó lo mucho que le gustaba el acordeón. El Sr. Heindel dijo:

"Bueno, acordeón es el nombre común, pero el nombre clásico es 'ven a mí, vete de mí".

Nos reímos de buena gana y he recordado el incidente innumerables veces.

Un día, mientras ayudaba a la Sra. Heindel con los horóscopos, la llamé "tía Gussie". A ella le gustó y me sugirió que siempre la llamara así.

Dije que estaría feliz de hacerlo, pero agregué que entonces el Sr. Heindel tendría que ser el "tío Max", así que de ahora en adelante lo eran, y se convirtió en un tío y una tía queridos.

En un viaje a Oceanside, el servicio regular y el Encuentro de la Luna coincidieron, y se me pidió que hablara en el servicio regular, mientras el "Tío Max" dirigía el Encuentro de la Luna. Había una silla vacía en la primera fila, y en ese momento el Hermano estaba allí.

Había estado enseñando la Clase de Filosofía de Los Ángeles durante algún tiempo, particularmente el Esquema de Evolución.

Un día, mientras me sentaba al piano para practicar, vi que todo el esquema, tan bellamente representado en el Cosmos, estaba en el teclado: el significado de las cinco Jerarquías que nos ayudaron un poco y luego pasaron a la liberación y también los siete que iban a promover su involución y evolución en progresión regular, hasta el más mínimo detalle.

En el siguiente viaje a Oceanside, describí lo que había hecho. El "tío Max" quedó impresionado y me sugirió que lo escribiera todo, con un diagrama explicativo. Así lo hice y él lo publicó en el número de marzo de 1917 de Rays from the Rose Cross.

Sentí que conocía a Max Heindel mejor que la mayoría de las personas, y hay una razón para ello. Cuando se lee y se estudia a un autor, los rasgos sobresalientes de su naturaleza son bastante evidentes, pero las otras facetas de su ser compuesto no lo son.

Están más o menos escondidos detrás del trabajo en el que se concentra. En asociación íntima y personal, las otras partes se revelan.

Pudimos discutir las aspiraciones reverentes, devocionales, la comprensión de las culturas, la música, el arte, las ciencias y, además, lo humano, tan esencial para un desarrollo equilibrado.

Max Heindel fue un ejemplo vivo de los preceptos de las Enseñanzas de la Fraternidad Rosacruz: "Mente PURA, corazón NOBLE, cuerpo SANO", y la contraparte: "Sed sabios como la serpiente, fuertes como el león, inofensivos como la paloma". .

"Sabía que los Hermanos Mayores no veían con buenos ojos la organización en general, y buscaban cuidadosamente evitar más de lo necesario para llevar a cabo la administración.

Además, estaba muy consciente de que nuestro progreso real a lo largo del camino de la iluminación era desde adentro: "el templo sin sonido de martillo".

Condenaba cualquier forma de reglamentación y con frecuencia enfatizaba que no deberíamos esforzarnos demasiado repentinamente por llegar a ser tan iluminados que perderíamos el valor de la experiencia del horóscopo particular que habíamos elegido para ese mismo propósito.

Trató, valientemente, de enfatizar la naturaleza reverente y devocional del místico, el lado oculto de la comprensión intelectual, y equilibrarlos con suficientes influencias humanas sanas para el desarrollo racional.

Fue un privilegio haber trabajado con él.

- Rays from the Rose Cross Magazine, febrero de 1965, p. 64, 83

En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico