AMAR A LA JUSTICIA

LA LEY EN SI MISMO


CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

La Justicia Amorosa

La justicia humana está simbolizada por una mujer con los ojos vendados que sostiene una balanza.

Significa imparcialidad de pensamiento e impersonalidad de juicio, en los términos del artículo primero de nuestra Constitución:

“todos los hombres son iguales ante la ley”.

Tiene similitud con el símbolo de Libra, la balanza.

Pero esta es la condición del futuro, mientras que la ley humana satisface las necesidades presentes.

Y como aún no hemos aprendido a vivir bajo la Ley del Amor, despertamos las reacciones de la Ley del Talión, restos de la época precristiana, haciendo indispensable la justicia social.

Contratos, candados, recibos, cofres, ejércitos y todo lo demás que nosotros mismos suscitemos con nuestras desviaciones y agresiones, continuará, hasta que cada uno de nosotros labre las tablas de la ley dentro de nuestro tabernáculo, es decir, sea ley en sí misma haciendo innecesario el derecho externo y la vigilancia.

Es cierto que la Ley humana falla, porque es humana.

Pero su infalibilidad no invalida su importancia para la comunidad a la que está destinado y cuyas necesidades satisface, según su grado evolutivo.

Cuando Cristo inauguró la Ley del Amor , no abolió la Ley existente.

Conocía bien la naturaleza humana y sabía que la transición sería lenta y larga, hasta que el ser humano alcance el ideal de acción figurado por Libra, cuyo Regente, Venus, atribuye justicia amorosa, estética, justicia.

Pero, como Cristianos, ¿Cómo debemos proceder, si el Maestro nos dice:

“No juzguéis, para que no seáis juzgados” ?

A menudo, como resultado de nuestras responsabilidades como jefes, supervisores u otros cargos de autoridad, estamos llamados a juzgar e incluso castigar.

Es verdad. En este caso, es necesario que lo hagamos con el máximo de nuestro equilibrio, dentro de las normas cristianas y, si es necesario, conciliando con las normas reguladoras de la sociedad que dirigimos.

La ley tiene un sentido genérico y es fría.

Debe intervenir el discernimiento y el amor, haciéndola más completa y justa.

Este es el papel de un buen juez, que tiene en cuenta las atenuantes y agravantes, para la gradación de la culpa.

El amor y la ley son eternos, indispensables.

Vinculados coherentemente, se completan entre sí.

La justicia sin amor es incompleta y defectuosa.

Un concepto aplicado que llaman amor, pero sin justicia también, es defectuoso.

La prueba más evidente y cercana de ello son los fracasos en la educación, derivados de la errónea concepción del amor y la justicia por parte de los padres, cuyo papel es preparar a sus hijos para la vida social.

La ley mantiene el orden social o cósmico, según sea humana o divina.

El amor permite vivir en armonía con la ley y usarla edificantemente.

Aplicados al servicio de los demás, el amor y la ley son factores hermanos de armonía individual, social y espiritual.

La ley presupone la razón y el discernimiento; el amor implica servicio.

Por lo tanto, ambos se abrazan y se funden en el atributo Crístico del Amor-Sabiduría, nota clave de nuestro desarrollo actual, hasta un futuro muy lejano.

Lo más grave de todo este asunto es tener una idea bien definida y certera de la justicia y el amor para luego conciliarlos en nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

Hoy en día escuchamos todo el tiempo que el tiempo pasa demasiado rápido, que no tienes tiempo para lograr todo lo que está planificado, etc.

Sí, con la Era de Acuario acercándose rápidamente, sin duda sentiremos grandes cambios.

Hay una "renovación" en la Tierra y tenemos que cambiar para ir con esa renovación, esta transformación, este cambio.

No podemos negar ni ignorar las transformaciones que están teniendo lugar actualmente en el mundo; la tecnología avanzada, las estructuras sociales, políticas y religiosas, el ser humano está tratando de adaptarse a las nuevas y rápidas condiciones.

Una fuerza irresistible detiene a la humanidad en nuevas direcciones.

Es el curso natural de la evolución.

En la naturaleza todo avanza lento pero seguro.

No existe tal cosa como la inercia.

¡Es hacia adelante o hacia atrás!

Junto con ella viene la ADAPTABILIDAD que es, sin duda, la clave del progreso, lo que significa, existe la necesidad de ser flexible, adaptable, adaptable.

El momento de ponerse cómodo, de quedarse en la zona de confort, de tener una rutina agradable y tranquila, "quédate en mi rinconcito que he creado".

Lo que no renueva, se cristaliza, causando un gran retraso en ti y un retroceso en tus vehículos (tus Cuerpos, tus herramientas que creaste).

Para progresar es necesario salir de donde estás, sin miedo, ir hacia adelante, tener fe, confianza, estudiar y poner en práctica las Enseñanzas Rosacruces (que tanto te esfuerzas en entender, vivir y ejemplificar), abrirte a nuevas condiciones, tener una mente abierta, admitirlo como probable, observar, discernir, (verdades "probables" que con el estudio y con su mérito, se convertirán en verdades "comprobadas"), no te preocupes por lo que vez, explora nuevos horizontes.

Si nos estancamos, cristalizamos, sin duda seremos acusados; la Ley de Consecuencia (o la Ley de Causa y Efecto) es inexorable; tierna o dolorosa.

La Ley de Consecuencia exige un ajuste exacto de cuentas, y para escapar de ese ajuste, ese pago de deuda, está más allá del poder del ser humano.

Somos Espíritus (Egos en manifestación en este Esquema de Evolución creado por Dios), y como tales nos encontramos por encima de formalidades, tradiciones y convenciones.

Deberíamos aferrarnos a un ideal elevado que gradualmente nos lleve a la perfección:

CRISTO.

Como Aspirantes a la Vida Superior, participantes en una Escuela Filosófica Cristiana de Preparación para la Iniciación Rosacruz debemos estar siempre dispuestos a abrazar todas las innovaciones constructivas, pensando hacia adelante y hacia arriba.

Recordando que debemos estar siempre alertas, renovándonos internamente, cultivando virtudes y valores Cristianos, transformándonos, trabajando por el bien común, sirviendo amorosa y desinteresadamente en nuestro entorno, en nuestro día a día, durante las tareas que tenemos que cumplir y también en nuestras "horas libres", "horas de descanso", o sea así:

¡siempre en constante esfuerzo, 24 horas al día!

La mejor guía, a nuestro juicio, son los Evangelios y nuestro gran regalo dado por Max Heindel, la Cosmogonía Rosacruciana.

Pero ambos pueden ser malinterpretados.

Muchas violencias han buscado justificación en la escena en la que Cristo expulsa a los cambistas del Templo.

Dicen: "si hasta Cristo perdió la paciencia, ¿Cuánto más yo, pobre mortal?"

Luego añadimos: la mejor orientación, a nuestro juicio, son los Evangelios y las Epístolas, a la luz de la Filosofía Rosacruz, que nos orienta muy bien sobre su correcto significado.

Cabe destacar los documentos de San Pablo Apóstol, que fue un fariseo, muy versado en leyes, cuando fue iniciado en los misterios Cristianos y supo, magistralmente, conciliar los verdaderos significados de la ley y el amor en la vida humana.

El pasaje sobre el Amor, el don excelente, en la Epístola a los Corintios 13, es un documento tan inspirador y profundo que Max Heindel, lo incluyó en el Ritual Devocional del Servicio del Templo de la Fraternidad Rosacruz y lo recomendó para la meditación constante de los Estudiantes Rosacruces.

Pero, sobre todo, como recurso principal, señalamos la orientación del Cristo Interior.

Mejor que nadie, Él puede guiarnos hacia las mejores conclusiones y los juicios más justos.

La oración diaria, la humilde disposición a escucharlo y la búsqueda sincera del diálogo son las claves del contacto.

Cristo no nos resiste. Al contrario, espera pacientemente, anhela el diálogo, a la puerta de nuestra conciencia.

Él espera que le abramos el corazón a Él, cuyo cerrojo (el del libre albedrío) está por dentro, como en el famoso cuadro de William Holman Hunt, La luz del Mundo (1851-1853).

Él respeta la libertad de cada uno.

Nos corresponde, por tanto, el gesto voluntario de la búsqueda, como el de accionar el interruptor para que la luz de la gran central penetre e inunde el Ser.

“Hagamos su voluntad, aquí en la tierra como en cielo” (en asuntos materiales y espirituales).

Entonces Él nos hablará de una manera tan maravillosa que nada en este mundo se puede comparar con estos momentos.

Ni siquiera las sombras limitantes y dolorosas de las transgresiones pasadas, porque entonces comprendemos y confiamos en la Justicia y el Amor de Dios, haciéndonos dispuestos a enfrentar los desafíos y avanzar como estudiantes que desean obtener un título superior y con ello calificarse a mas exigencias de servicio.

En efecto, la experiencia del contacto, cada vez más claro y reconfortante, aclara y disminuye los problemas, disuelve mágicamente las tensiones y establece en nosotros una paz inefable, una convicción serena, que equivale a esa perla de luz y amor, por cuya adquisición:

“el hombre vendió todo lo que tenía”,

Entonces, y sólo entonces, podremos apreciar la profundidad de la cita:

“ Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura ”.


En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico