PARA NOSOTROS A NACIDO UN NIÑO



CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

Estudio Bíblico de Sabiduría Occidental

"Para nosotros ha nacido un niño"

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos es dado, y el gobierno estará sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.

Del aumento de su gobierno y paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre su reino, para ordenarlo y establecerlo con juicio y con justicia desde ahora y para siempre.

--Isaías 9: 6-7

Los profetas de los tiempos del Antiguo Testamento eran santos hombres de Dios, portavoces de Jehová Dios al pronunciar los mensajes divinos que se les habían confiado y, como tales, eran mensajeros. Hicieron más que simplemente profetizar o declarar la voluntad o el propósito de Dios.

Fueron los maestros morales y religiosos de su época, exponiendo el vacío de la formalidad religiosa, la picardía de simplemente ofrecer sacrificios y realizar ritos religiosos.

Al estar muy desarrollados espiritualmente, podían ver con una visión espiritual lo suficiente como para leer en la Memoria de la Naturaleza y describir las condiciones venideras.

Las anteriores declaraciones proféticas de Isaías, uno de los cuatro principales profetas bíblicos, nos llegan durante la sagrada temporada navideña, "suave como la voz de un ángel", una luz con bendita esperanza y promesa.

Está describiendo el momento en que la Religión del Hijo, la segunda ayuda que ahora tiene la humanidad en su viaje evolutivo, se habrá establecido en la Tierra.

La religión cristiana habrá capacitado al hombre para purificar y controlar su cuerpo vital de tal manera que habrá alcanzado la unión con el Cristo Interior. Nuestros corazones se llenan de reverencia y devoción al contemplar la sublime promesa de este exaltado mensaje y orar por el día en que "la paz no tenga fin".

Tampoco debemos permitir que las condiciones actuales de guerra y lucha afecten nuestra actitud de fe y optimismo. Desafortunadamente, el dolor y el sufrimiento parecen ser los únicos maestros que la mayoría de las personas y las naciones escucharán, y de ahí la necesidad de experiencias y lecciones tan severas.

Viendo la vida a través de la perspectiva de las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental, la vida interminable en su curso a través de los mundos visible e invisible, no nos desanima la llamada "pérdida de la vida" que tiene lugar en algunas partes del mundo.

Aquellos que mueran nacerán de nuevo, y debido a la angustia de sus experiencias, funcionarán en sus próximas encarnaciones físicas desde un estado de conciencia superior al que tienen ahora.

Los preceptos de la paz y el amor fraterno enseñados por el amable Cristo les aparecerán entonces en su debida luz como la base natural de la vida social y económica del hombre, y la guerra será cosa del pasado.

Verdaderamente, "el gobierno estará sobre sus hombros", porque de la aflicción de la humanidad vendrá un nuevo nacimiento a las cosas espirituales, una dedicación más completa al estilo de vida espiritual.

En el Reino venidero de Cristo, o la Nueva Galilea, el hombre habrá evolucionado a una etapa sumamente elevada. Funcionará en un cuerpo etérico en una Tierra etérica.

A través de una vida pura y desinteresada, habrá logrado la unión del yo superior y el inferior, y así habrá establecido el Reino de Cristo dentro de su propio corazón - "con juicio y con justicia desde ahora y para siempre".


--Rays from the Rose Cross Magazine, diciembre de 1977, página 553.


En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico