GENEROSIDAD

(ACUMULAR EL TESORO EN EL CIELO)



CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURÍA OCCIDENTAL MÉXICO

¿El éxito nos hace Generosos?

Podemos pensar que somos "dueños" de un barco, pero en un minuto un maremoto puede tragárselo, devolverlo al almacén de Dios y dejarnos en la indigencia.

Podemos cavar un hoyo en el suelo y extraer oro u otros minerales bajo la ilusión de que somos "dueños" de una mina; pero de repente las Salamandras encienden los fuegos ocultos, ocurre una explosión y nuestra riqueza desaparece.

Dios tomó lo que era suyo.

Podemos fundir mineral de hierro en las montañas, convirtiéndolo en pilares y vigas para una estructura imponente; podemos usar cemento para construir sus muros y poner nuestros nombres en sus portales para indicar nuestra orgullosa propiedad; pero un terremoto puede deshacer en minutos la obra de meses y cuando eso sucede los pilares torcidos son llevados al basurero para desintegrarse, porque Dios se ha llevado lo que era suyo.

De hecho, no poseemos ni podemos poseer nada material. "Del Señor es la tierra y su plenitud".

Salmos 24

Todo lo que nos apropiamos y acumulamos es, en el mejor de los casos, un préstamo.

Pero no siempre se consulta a Dios acerca de su voluntad de prestar y la deuda se puede pagar en cualquier momento.

Así que el ser humano cuyo único objetivo es la acumulación es un tonto.

Muchos cuyos corazones y almas están decididos a adquirir riqueza inconscientemente se dan cuenta de esto y, por lo tanto, tratan de engañarse aún más con la idea de que la posesión de riqueza no es su objetivo final, sino solo un medio para un fin.

Este objetivo imaginario siempre es altruista hasta cierto punto porque los hace sentir bien y justos.

Es agradable para un niño soñar con riquezas para consolar a sus ancianos padres; halaga su vanidad pensar en sí mismo como su benefactor, y disfruta anticipando tus expresiones de alabanza y gratitud.

Puede retirar su apoyo actual y justificar su abandono con el argumento de que desea que no se le obstaculice mientras "hace su fortuna".

Entonces él "compensará".

Pero el que no es “fiel” ni servicial cuando tiene “poco”, no se vuelve generoso cuando acumula “mucho”, como el leopardo no pierde sus manchas; por eso, a las puertas de la muerte, si no antes, Dios exige TODO lo que tal persona ha tomado prestado, e interés también, en el dolor y el sufrimiento, cuando las imágenes del Purgatorio le hacen sentir la dureza de su corazón.

Es literalmente cierto que “el que da al pobre, al Señor le presta”, porque acumula un “tesoro en el Cielo”, ya que en la existencia post-mortem la benevolencia que motivó sus actos de bondad y la gratitud de los que fueron ayudados por él reaccionan sobre él y le dan poder de alma adicional.

Es un mal negocio ser tacaño, pero la generosidad discriminatoria trae éxito aquí y en el futuro.

Tampoco debemos posponer el cultivo de esta virtud hasta que hayamos adquirido abundancia.

Cristo elogió a “la viuda” porque su regalo, aunque pequeño, probablemente implicaba un gran sacrificio y la negación de alguna necesidad.

Por lo tanto, en realidad era mayor que los dones de aquellos que vivían en la riqueza y no se sentían más pobres en bienes materiales a causa de su ofrenda.

No tenemos nada en contra del ser humano que quiere adquirir riqueza para ayudar, pero reiteramos que, si bien la riqueza abre una vía de expresión del carácter en este caso, no cambia la naturaleza de la persona.

La persona que es mala cuando es pobre en realidad se vuelve más codiciosa cuando es rica; quien es generoso en circunstancias de pobreza se vuelve más generoso cuando la fortuna le favorece.

Y en todos los casos es cierto que "lo que se crea en los huesos aparece en la carne";

Ella Wheeler Wilcox nos lo dice con las siguientes palabras.

Da de tu oro, por pequeña que sea tu porción

El oro se debilita y se marchita en la mano que lo sostiene.

Crece en uno que se abre de par en par y libre.

El que siembra su cosecha es el que la recoge.

(Publicado en la Revista Rayos de la Rosacruz julio-agosto/1999)


En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico.