SOLEMNE

SERVICIO DE NAVIDAD


CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

¡ALELUYA!

En el Solsticio de Invierno la fuerza que esta irradiando la Tierra y al hombre es la fuerza del Amor por excelencia y es por entonces que esa fuerza se concentra sobre el centro eterico en el corazón.

En medio de la prisa y la confusión, el ruido y la agitación que siempre acompaña al Festival de la Navidad, es bueno el salirse de las actividades externas y penetrar en el ritmo místico de la vida de la Estación Solsticial.

En esta época sagrada un milagro de Cielo y Tierra esta trascendiéndolo todo, incluso en nuestro interior, pero los sentidos terrestres debilitados fallan al tratar de comprenderlos.

Aquellos que pueden experimentar un tanto de las glorias de los planos internos, descubren en su momento que pueden encontrar una ayuda inconmensurable meditando frecuentemente sobre la Luz espiritual, pues el ritmo de este festival celeste esta sintonizado con aquella Luz interior nunca vista en mar o tierra; pero que es, sin duda, la única verdadera Luz del Mundo:

"Y la Luz resplandeció en las tinieblas".

El Gran Misterio de Cristo es triuno. Primero esta el Cristo en el Sol, llamado el Cristo Cósmico, el cual es el Regente de todo el Sistema Solar. El es el poder detrás de todas las grandes religiones mundiales: y debemos asumir también de cualquiera de las religiones que puedan conocerse en los demás planetas de nuestro Sistema Solar.

Segundo, esta el Rayo de Cristo que descendió a la Tierra en tiempos del Bautismo de Jesus por Juan en el Jordan, quien en el instante de aquel día de Su sacrificio en el Gólgota se convirtió en el Espíritu Planetario que habita dentro del Globo. Tercero, est· aquel Cristo que debe nacer dentro de cada hombre individualmente.

Este Misterio triple de los Cristos se correlaciona con el Misterio Triuno de Dios o Trinidad; Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El Cristo Cósmico es "uno con el Padre" o Primer Aspecto de la Trinidad. Es aquel que nos muestra al Padre.

El Rayo de Cristo, o el Arcángel Cristo, que se incorpora a Jesus en el Bautismo es Cristo, el Hijo; mientras que el Cristo interior representa la acción de Cristo como el Espíritu Santo.

El siguiente paso importante en la evolución humana es el nacimiento del Cristo Interno mediante la renovación de la mente.

Son los dolores del parto de este nacimiento del Tercer Aspecto de Cristo los que están ocasionando el malestar y tumulto del día de hoy en el Mundo.

Ningún hombre puede convertirse en pionero de la Nueva Raza hasta tanto el Cristo haya nacido dentro de sí mismo. Luz, color y alegría, unidos en un gozoso aire de expectación, crean la magia navideña en nuestro mundo externo; pero la belleza y la inspiración de nuestras ceremonias palidecen ante el significado del lado espiritual de las actividades de los planos internos.

Aunque no hay intercambio de regalos o celebraciones en los mundos superiores como tenemos aca, aun así, la época Navideña es tiempo de dar y recibir de uno mismo y de recapitular las pasadas experiencias y evaluar sus valores anímicos.

El propósito de la vida terrenal es desarrollar el poder del alma, extrayendo la esencia espiritual de la experiencia.

Para aquellos que han pasado recientemente mas allá del velo, la Navidad es una Época en la que su trabajo es llevado a un total completamiento.


Por sobre las voces del mundo

oímos el canto de los ángeles;

en medio del odio y los gritos de guerra

sabemos que el Amor es poderoso;

pues, hace mucho, Dios soñó un sueño

de Paz, de Buena Voluntad para el Hombre.

El sabe que el Hombre recordar·

y soñar· su sueño también.


Dado que todos los seres humanos son un Cristo en formación, todos están destinados a vivir experiencias similares a aquellas que viviera Jesus de Nazaret según son relatadas en los Evangelios.

Cada suceso en la vida de Jesus anticipaba los eventos en la vida de cada ser humano que busca el desenvolvimiento de la Conciencia Cristica.

Ello no significa que la carrera humana de Jesus vaya a ser repetida en exactitud de detalles, pero sí que cada persona estar· bajo experiencias similares, en términos de su propia consciencia, a aquellas que tuvo Jesus.

La historia de Cristo, relatada en los Evangelios tiene su perfecto corolario en las vidas de hombre y mujeres iluminadas por doquier, pues la Inmaculada Concepción y el Nacimiento Santo son manifestados por todos y cada uno de ellos.

En Amoroso Servicio el Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico

¡Feliz Navidad Espiritual, en esta Noche de Paz!