PARA QUE VUESTRO GOZO

SEA CUMPLIDO

CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO


"PARA QUE VUESTRO GOZO SEA CUMPLIDO"

Diciembre de 1984

Carta a los Estudiantes


"Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en Su Amor.

Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido."-Juan 15:10 y 11

Cristo Jesús dijo estas palabras a sus discípulos al final de la Ultima Cena, después de reconocer su deuda con ellos lavando sus pies.

En Su mensaje final a ellos, del cual este texto es una parte, resumió la esencia de Sus Enseñanzas durante el Ministerio de los tres años.

La Caridad, la Fe, la Esperanza y el Valor, son todos trasmitidos en el marco de sus conmovedoras palabras.

De todas las nobles emociones que estos Inspirados capítulos del Evangelio de Juan incorporan, sin embargo, el gozo es tanto la más elevada como la más transitoria probablemente, entonces como ahora.

Cier­tamente , en los días que siguieron , los discípulos no tuvieron nada de gozo.

El amor, la fe, la esperanza y el valor pueden haber continuado flameando dentro de ellos durante la persecución y la Crucifixion de Cristo Jesús.

No iban a experimentar gozo, sin embargo, sino hasta que el Cristo se presentó ante ellos en la mañana del Domingo que llegó a ser conocido como la primera Pascua.

En todos los siglos interpuestos, poco gozo ha sido sentido en el planeta Tierra. El proceso de la evolución humana a menudo ha sido doloroso.

Una mirada a las páginas de la historia revela períodos casi con­tinuos de guerra, de peste, de trastorno económico, de injusticia social, aliviados sólo de vez en cuando por acontecimientos más brillantes y más esperanzados.

Por supuesto, ha habido felicidad individual, y casi todos pueden señalar algunos períodos de lo que puede llamarse éxtasis, o, simplemente, puro contentamiento.

Los momentos de verdadero gozo espiritual, del tipo inferido por Cristo Jesús, son, sin embargo, muy personales, e individuales, y entre la mayoría de la humanidad , infrecuentes y generalmente no son asunto de registro histórico.

El gozo del cual habló Cristo Jesús es espiritual tanto en origen como en efecto.

Está basado en el grado en el cual "vivamos la vida" y obedezcamos Sus mandamientos, y nos infunde un sentido de puro arroba­ miento inalcanzable de otra manera.

Cristo Jesús dio la fórmula por medio de la cual "nuestro gozo sea cumplido."


"El que me ama, mi palabra guardará;

y mi Padre le amará, y vendremos a él,

y haremos con él morada." (Juan 14:23)

Y también:


"Este es mi mandamiento:

Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado." (Juan 15: 12)


Así pues, nuestro gozo será cumplido si practicamos Sus Enseñanzas de amor, amor dirigido hacia todo lo que vive, sin tener en cuenta circunstancias, condiciones o características externas.

El gozo espiritual está irrevocablemente ligado al amor espiritual.


El uno aumenta al otro, y la ausencia de uno automáticamente asegura la ausencia del otro.

La fórmula para el gozo en la Tierra y en los mundos por venir es a la vez la más simple, y evidentemente la más difícil de las reglas de conducta que al hombre se le pide que siga.

Debiera ser la cosa más fácil del mundo amar a nuestros semejantes, quienes son chispas divinas del mismo Dios de Quien provenimos.

La historia humana indica, sin embargo, que de todos los mandamientos, éste ha sido el menos obedecido.

Guiado por sus motivaciones esencialmente egocéntricas, el hombre así ha sido y así menudo es todavía, incapaz de darse a si mismo totalmente en amor a sus semejantes.

De esta manera, por culpa de nadie más que él mismo, continúa negándose la plenitud del gozo que podría fácilmente tener.


EDICION AUDIO IVOOX


FRATERNIDAD ROSACRUZ

Departamento Esotérico


En Amoroso Servicio

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico