DEUDAS DEL DESTINO



CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO


DEUDAS DE DESTINO”

LECCIÓN DE FILOSOFÍA

JULIO - AGOSTO DE 1995


Hoy día el mundo está enfrentando a un problema que debe encararse con una mente despierta.

Los periódicos, los videos, los programas de TV y las revistas llevan los anuncios de varios cultos que prometen a hombres y mujeres la iluminación espiritual inmediata, conciencia despertada por medio de ciertos ejercicios para despertar órganos espirituales durmientes en diferentes partes del cuerpo, también salud perfecta por demostración de la mente.

Algunos de los cultos han atraído a miles de discípulos serios pero super crédulos, siguiendo fielmente los dictados de los líderes, cuya tentadora literatura ofrece no solamente libertad espiritual, sino también salud y poder.

Cuando tales sectas o sus líderes fallan no es porque no han prometido suficiente, ciertamente no: su fracaso es debido a la incapacidad de cumplir sus promesas.

Esto no es de extrañarse, porque han despertado la imaginación de sus seguidores, les enardecieron con expectativas de rápido desarrollo, mucho más de la posibilidad de realización.

El verdadero “SECRETO” del progreso espiritual y el consiguiente éxito, es saber vivir la vida de servicio a los demás, de devoción al deber, no es enfatizado, porque tales pensamientos no abren la puerta que conduce a la publicidad espectacular.

También tenemos al profesional práctico que enfatizando lo bueno y lo verdadero anima a sus clientes a vivir según una norma muy elevada.

El fracaso de estos aspirantes en obtener resultados deseados rápidamente está en el hecho al cual el consejero profesional otorga poco reconocimiento, y ese hecho es que muchas veces el individuo tiene un trasfondo de ruinas, tanto físicas como morales.

El ambiente, los deseos groseros, los talentos pervertidos, todo confirma que la naturaleza inferior está todavía muy viva.

Esta condición no es eliminada simplemente “queriendo” al mismo tiempo ser esto o aquello.

No es así de simple.

Por muchas vidas, tal vez, este Ego ha estado acumulando deudas de destino que vienen a la vida para el pago, cuando trata de recoger bien lo que no ha sembrado.

En el preciso momento en que intenta despertar facultades superiores, sus tendencias inferiores suben a la superficie, como escorias en la jalea, cuando es colocada en la estufa para que hierva.

El consejero mismo frecuentemente se convierte en una víctima de pasadas debilidades que creyó que había dominado por medio de sus útiles “métodos abreviados” o “atajos” hacia ideales elevados, porque encuentra que tarda más de unos meses de meditaciones o mantrams vencer las erróneas tendencias internas tan claramente identificadas en el horóscopo, por ejemplo.

Max Heidel reconoció el hecho que, a menudo, cuando las personas abrazan una Enseñanza Superior, especialmente con el deseo de adquirir poderes espirituales, “todo parece salirle mal con sus asuntos”.

El ha dicho que la correcta vuelta en redondo, de la vida ordinaria del mundo, es similar al cambio de dirección de un buque que ha estado navegando fácilmente a favor del viento y la corriente, “pero en el momento en que el buque se da vuelta y se dirige contra el viento y el mar, hay otra historia que contar”.

Explica además que “en primer lugar el aspirante debe comprender que las condiciones adversas suceden para el bien, de acuerdo con una ley de la naturaleza firmemente establecida, con la cual Dios se propone ayudarle en la búsqueda.

Las pruebas son un signo de progreso y deben ser causa de regocijo. De esta manera es como la ley actúa: durante todas nuestras vidas pasadas hemos establecido lazos y hemos incurrido en deudas bajo la Ley de Causación.

Estas deudas continúan aumentando en tanto que vivamos las usuales vidas egoístas y al acaso, y podemos comparar cada deuda a una gota de vinagre.

Cuando viene el punto decisivo y cesamos de hacer vinagre, la ley de justicia requiere que tomemos nuestra medicina.

Pero se nos permite determinar si la vamos a tomar en grandes dosis para acabar pronto, o si preferimos tomarla en muy pequeños sorbitos y la extendemos durante muchas vidas.

Esta lección no se hace por medio de palabras sino de actos.

Si emprendemos el trabajo del auto-mejoramiento con entusiasmo, si cortamos nuestros vicios de raíz y vivimos la vida que profesamos, los Grandes Seres que conocemos como Ángeles registradores nos dan una dosis más fuerte de vinagre que si simplemente hablamos de la belleza la vida superior.

Ellos lo hacen para ayudarnos hacia el día de la liberación de nuestras auto-fabricadas trabas, y no para dañarnos u obstaculizarnos.

Cuando viene este tiempo de ser abofeteados por las olas, algunos renuncian al esfuerzo en un tiempo más largo o más corto; otros persisten, dice Max Heidel, pero todos desean saber la razón de tal condición. Por lo tanto a menudo habló de este tema.

En un artículo en la Revista Rays, dijo:

“Lo que ha sido dicho acerca de personas que permanecen en el mundo y allí aspiran a la vida superior, se aplica en grado mucho mayor a aquellos que llegan a un Centro Esotérico como el de Monte Ecclesia.

Aquí las vibraciones son muy fuertes y pueden ser comparadas con el viento fuerte que azota el barco; ellas revelan las tentaciones con el fin de probar la fuerza del aspirante…

Pero eso no suprime el hecho de que la gente que ha intentado y fracasado sean mejores para la experiencia…

Algún día harán lo bueno.

Las personas del mundo que abrazan los estudios superiores y luego los abandonan después de un tiempo están en una posición análoga: han fracasado también, por el momento y por la misma razón.

Pero, como se dijo, ellos deben ser buenas personas, o de lo contrario no habrían tratado de vivir la vida en primer lugar y, habiendo fallado temporalmente, deben ser ayudados y no censurados”.

De este modo se ve que estas experiencias, sean de los del mundo o de los de la Sede Central no pueden, realmente, ser clasificados como fracasos.

La vida humana es similar a una corriente de agua: cuando llega a contaminarse, el hombre debe averiguar la fuente del mal y renovarla con frescas propiedades dadoras de vida.

También el hombre necesita ser probado y controlado de tiempo en tiempo.

Aunque a menudo atribuye sus dificultades a la enseñanza misma, a los amigos o a los enemigos, o al ambiente, dichas dificultades deben ser la señal para examinarse a sí mismo, para mirar dentro de su propio yo en busca de las causas que ha atraído.

Éstos son los periodos de purificaciones, de oportunidad de acabar con los desechos, tal vez de vidas pasadas.

Faltas escondidas pueden ser traídas a la superficie, que requieren más ejercicios de meditación o ambiente espiritual, el dolor y el sufrimiento, así como los desengaños son a menudo necesarios para purificar al hombre interno.

Hoy, no sólo los aspirantes ocultos y religiosos, sino el mundo entero, está ante el umbral de un gran cambio mundial, a la puerta de un gran proceso espiritual, pero antes de que la humanidad pueda cruzar éste umbral hacia una mejor civilización, ciertas deudas mundiales de destino deben ser afrontadas y pagadas.

Despertará el hombre a su deber y a su oportunidad y preparación para pagar, de modo que la humanidad en su totalidad pueda entrar en la nueva era libre de la terrible carga del pecado que ha pesado tanto sobre el Espíritu de Cristo morador en la Tierra.

La Tierra debe liberarse a sí misma de ésta carga, aunque sea a través del derramamiento de sangre en las guerras.

En nuestras enseñanzas se nos dice que los Directores Invisibles de la evolución están haciendo uso de las mal dirigidas energías de la humanidad misma para promover los fines que tienen, y ésto es cierto aún con relación a las guerras.

Las Fuerzas vitales de los Espíritus Virginales de nuestra humanidad, que emanan de Dios puros y sin mancha, están ahora tan agobiados por el egoísmo y el odio que implicaría una tremenda corriente de fuerza mental, de sacrificio, de sufrimiento, para liberar y hacer revivir esta corriente de vida.

Habiendo recibido el don de la libertad de escogencia y acción, el hombre (individual y colectivamente) debe ser y es responsable por sus actos.

Como Espíritus Virginales procedentes de la Fuente Única, Dada uno de ellos es, hasta cierto punto, responsable por los actos o deudas de todos.

En este ciclo de transición de una era a otra, los Señores del Destino ayudan en la justa distribución a todas las naciones y a todos los individuos de su parte en la combinada deuda del destino del mundo.

Para millones, tanto hombres como mujeres, la vida misma es el precio; para otros millones, la pérdida de todo menos de la vida; para otros todavía, sacrificios tales que nunca los pensaron.

La nueva raza, los miles de hijos de aquellos hombres y mujeres que han dado todo para efectuar esta gran limpieza del mundo, estos hijos vendrán a un ambiente nuevo y más maravilloso.

Libres mental y espiritualmente, serán almas más fuertes que podrán hacer el trabajo de reconstrucción de un mundo codicioso y libidinoso, para eliminar y remodelar los métodos anticuados de vida, y para crear ambientes e industrias para adaptarse a una nueva era de mentalidad aérea.

Muchos de los Egos del presente tiempo del mundo que están sufriendo, habrán ganado el derecho de renacer con facultades espirituales más elevadas, y en algunos casos aún con la facilidad de ponerse en contacto con los planos superiores en plena consciencia de la vigilia, por medio de la cual tendrán el conocimiento definido del principio contenido en la palabras de Cristo:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al padre sino por mi”. (Juan 14:6)


The Rosicrucian Fellowship

Departamento Esotérico.