101 AÑOS DE MOUNT ECCLESIA

EN OCEANSIDE CALIFORNIA




CENTRO DE ESTUDIOS

DE LA SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO

PRO-ECCLESIA

Este día llevamos un merecido homenaje los Estudiantes del Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico, uniéndonos a la celebración que se lleva a cabo en nuestra amada sede central, en el marco de los acontecimientos del 101 aniversario de la Fundación de Mount Ecclesia en Oceanside California en un merecido homenaje lleno de gratitud a la Gran obra de los H.M. de la O.R. a través de nuestro amado Instructor probado y calificado "Max Heindel"

Para ello damos la mas cordial bienvenida a todos los que nos acompañan esta noche, de regocijo y de esplendor.

La Fraternidad Rosacruz fue encargada por los Hermanos Mayores con la misión de predicar el Evangelio de la edad de Acuario y de llevar a cabo una campaña de educación e iluminación para que el mundo pueda estar preparado para esa época.

El método científico del desarrollo del Alma recomendado por los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz no puede sino beneficiar a los que le practican y es imposible que pueda causar el menor daño a nadie.

En su libro de MEMORIAS de la Fraternidad Rosacruz y del que fuera su esposo y pareja espiritual Max Heindel, se nos dan a conocer estos acontecimientos que valiosos y significativos nos dan el difícil panorama en esos comienzos, pero siempre siguiendo el Mandamiento del Cristo "Buscad el Reino de Dios y todo se os dará por añadidura.

Han de saber que Mount Eclessia, fue así fundada según la directriz de los H.M. para llevar a cabo los trabajos de la Fraternidad Rosacruz en Oceanside California, situado a noventa millas al sur de Los Ángeles y a cuarenta millas al norte de San Diego, la ciudad más al sudoeste de los Estados Unidos, esta elección no fue casual si no debido a su fuerte vibración Eterica, y que como Estudiantes, comprendemos que el Dorado Traje Nupcial o vestido Dorado de Bodas, se construirá desarrollando nuestro Cuerpo Vital y con ello el cuidado y trabajo de los Éteres.

Dicho terreno ocupa un sitio prominente, teniendo por el lado oeste una de las más maravillosas vistas del Océano Pacífico y al este hermosas montañas de nevadas cimas.

La parte sur de California es una región que ofrece excepcionales oportunidades para el desarrollo espiritual debido a que el éter de su atmósfera es más denso que en ninguna otra parte del mundo, y Mount Ecclesia, como se denomina la Sede Central de la Fraternidad Rosacruz, está particularmente favorecida a ese respecto.

A su vez debe saber que en Mount Ecclesia se diseñaron 3 templos, con diferente tipo de energía, que se genera en cada uno de los Servicios en la Sede Central, como en los Centros que se unen en servicio amoroso emitiendo luz y calor a esta Panacea Universal, y a saber son:

1-. El Salón del Servicio de Curación

2-. La Capilla pala la celebración del servicio dominical

3-. El Templo

Habiéndose constituido THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP (La Fraternidad Rosacruz) su propósito de promulgar las enseñanzas impartidas en “El Concepto Rosacruz del Cosmos” y para ayudar a los aspirantes en el sendero de realización, haciendo necesario hallar una residencia permanente y facilitar los medios para efectuar la labor.


Comenzando esta noche hemos de compartir un extracto de este libro de las memorias:

"La parte material del trabajo (1913) continuaba satisfactoriamente a pesar de los tantos tropiezos a los que estábamos expuestos.

Las clases continuaban con gran asistencia y la parte social del trabajo también era próspera, pero el fin y objeto de La Fraternidad Rosacruz era el de ayudar a espiritualizar al mundo, el de fortalecer la fe de la gente hacia la religión Cristiana.

Este debía ser el próximo trabajo que debía asumirse; hasta aquí los servicios espirituales se habían llevado a cabo en lo que era el primer comedor y cómo esta sala se hallaba frente a la casa, se había convertido en una oficina general y de recepción.

Sólo medía doce por catorce pies, pero aquí se llevaban a cabo los servicios matinales.

No sólo este recinto se tornaba muy concurrido durante las clases de verano, sino que además el Maestro había informado a Max Heindel que había llegado el tiempo de utilizar una estructura sólo para los servicios espirituales.

Cuando la noticia de este nuevo espacio se difundió, los Estudiantes estaban todos de acuerdo y los planos fueron dibujados por uno de nuestros miembros de Nueva York, Francis Lyon, quién tenía cierto entrenamiento en líneas artísticas y arquitectónicas.

Francis Lyon permaneció durante todo el período, y un lote en el vecindario y construyó una casa para ella y su madre, quién era viuda de un ministro episcopal.

Esta diminuta Señora se oponía decididamente a que su hija viniera a un lugar tan peligroso como la Sede Central y con fin de protegerla su madre tuvo que venir también.

En menos de un mes la madre de Lyon se había convertido en una de las más entusiastas estudiantes y estaba dispuesta a pasar el resto de su vida en Oceanside.

Luego hablaremos más de la madre.

La idea de que tal emprendimiento sería llevado a cabo era realmente dudosa, hasta que un contratista de San Francisco, el Sr. William Koenig, arribó a escena.

Demostró ser el hombre adecuado para llevar adelante la construcción de la pequeña capilla.

El entusiasmo desplegado por los miembros estudiantes crecía y cada cual ofrecía su servicio con fin de terminar la Capilla para el 24 de diciembre de1913, para Nochebuena.

Esto se había logrado y en la noche de su inauguración, la víspera de Navidad, se había llenado hasta desbordar las puertas por miembros que nos visitaban de los pueblos vecinos.

Esta pequeña Capilla (la Pro Ecclesia) se había convertido en un popular centro espiritual.

Desde el tiempo de su inauguración ha habido dos servicios diarios, uno matinal y otro vespertino.

Estos servicios jamás fueron omitidos, aunque había días en los que Max y Augusta Heindel eran los únicos asistentes.

Entonces mientras uno leía el otro tocaba el órgano y ambos constituían el coro.

La siguiente cita fue extraída de “Ecos” de Enero de 1914 y fue dictada por el mismo Max Heindel:

“Las propiedades acústicas de la capilla Pro Ecclesia son muy buenas, cada palabra hablada, ya sea en voz muy baja, es bien escuchada por cualquiera.

A esto se suma la gran resonancia del órgano, el que debe ser escuchado para ser apreciado.

El techo es de un crema muy claro, las paredes son tostadas y los trabajos en madera terminados al natural.

El esquema de colores es bellamente armonioso y sedativo a los sentidos.

El sistema de iluminación es de una luz indirecta que es enviada hacia el techo, la que se refleja por las paredes hacia el hall, la que se torna suavemente difusa sin el resplandor del método ordinario.

“La tribuna se sitúa al oeste, y un altar, en el centro de la pared oeste, contiene el emblema Rosacruz, que consiste en la estrella sobre un fondo azul, la cruz blanca con su borde negro y las rosas rojas.

El símbolo se expone sólo en los servicios, fuera de estos una cortina le cubre.

La cortina contiene la siguiente inscripción:

“Dios es luz, si andamos en la luz,

como EL está en la luz,

tendremos confraternidad unos con otros.”

Durante los servicios, la sala se oscurece, y el altar con su emblema, es bellamente iluminada con luces especialmente dispuestas a sus laterales.

“Frente a la cortina antes mencionada, hay un pie con la Santa Biblia, enviada por un estudiante de los Estados Centrales.

Y sobre el altar, se halla una inscripción Christian Rosa-Cruz.

A la izquierda del altar hay una reproducción del joven Cristo de Hoffman, artísticamente realizado por Gertrude Jarret, uno de nuestros trabajadores voluntarios en la oficina.

Sobre esta reproducción se halla la inscripción “Ustedes son mis amigos”.

Hacia la derecha hay otra copia de Cristo arrodillándose en Getsemaní, al comienzo de su pasión.

Y sobre este cuadro se halla la inscripción:

“Esperando el día de la liberación”.

Este hermoso cuadro es de Sewart Vogt, un destacado artista y estudiante de la Fraternidad.

Ambas obras son expresiones de amor y gratitud por parte de los estudiantes.

Debe destacarse además que gran parte del trabajo de construcción del propio edificio fue hecho por estudiantes en la Sede Central.

Más, esta construcción fue hecha por amor, en gran medida; es por esto mucho más valiosa que si el trabajo hubiera sido enteramente hecho con ayuda contratada sobre una base comercial.

Sin duda la construcción del templo espiritual invisible teniendo en cuenta eso, sería mucho más sencilla.

Quiénes han estado en la Sede Central en sus primeros tiempos habrán observado que el techo de la preciosa Capilla era de color crema y las paredes de un tostado, así como el mobilario de madera estaba terminado al natural, colores que fueron elegidos por el propio Max Heindel.

A pesar de esto, esta disposición de colores fue cambiada luego por miembros que no entendían esto, y mientras la que escribe estaba en una serie de conferencias en el Este durante 1936, estos miembros, queriendo sorprenderla dando cierto aire renovador a la Capilla, cambiaron los colores del techo a un azul claro, así como el recubrimiento del piso de un verde a un tostado y por último las cortinas que eran de un verde musgo por un azul oscuro.

Esperamos que estos pequeños cambios vuelvan algún día a sus colores originales, los que habían sido elegidos por Max Heindel, pues Pro-Ecclesia (la capilla) es la única construcción que permanece original e intacta desde los tiempos de Max Heindel.

Es el deseo, si, aún imploración, de quién escribe, que estas disposiciones únicas y originales que fueron el orgullo de Max Heindel en las épocas en que los dólares escaseaban, pero en las que el espíritu de servicio era grande, sean restauradas y luego conservadas tal cual fueron planeadas.

Cuando llegue el tiempo en el que la que escribe sea llamada por su Creador a unirse a su ser amado en los mundos celestes, permitan que queden responsables de llevar el trabajo adelante, que esta acogedora y amada capilla permanezca siempre sagrada, sin ser cambiada.

Permitan que el amor de estos primeros pioneros, sinceros, bajo la guía de su tan amado líder, continúe siendo sagrado, permitan que esta única construcción sea en memoria de las luchas de aquel pequeño grupo de trabajadores, estudiantes y miembros de aquella primera Escuela de Verano - y de Max Heindel.


ACCESO A ECCLESIA


En diciembre de 1913 se abrió camino a través de los campos y se hizo un acceso principal que se llamó camino de la Ecclesia.

El Sr. Stewart Louis Vogt, nuestro artista de Cincinati, Ohio, trazó este camino y compró cuatro palmeras para embellecerlo.

Luego el Sr. E. W. Ogten, otro miembro, al visitar la Sede de Knoxville, Tennessee, presentó otras 34 hermosas palmeras.

Las palmeras eran de entre seis y diez pies de altura y los agujeros se hicieron con dinamita.

En total eran setenta y ocho palmeras las que había para el 9 de diciembre y que diferente hacían la apariencia de Mount Ecclesia!.

Hoy día estas palmeras continúan agitando sus graciosas hojas dando la bienvenida a todo visitante que se sienta impelido a venir a Mount Ecclesia

“Era un hermoso día y a las once en punto nos reunimos todos en frente al salón comedor, listos a izar el emblema Rosacruz” y el Sr. Heindel luego dijo:

“A pesar de ser pocos en cantidad, los ojos puestos sobre este lugar esta mañana son muchos y un evento sin precedentes en estos tiempos está por comenzar.

Seiscientos años antes del comienzo de la era Cristiana comenzó una ola de avance espiritual en las costas Este del Asia; el confucionismo entonces comenzó a esparcir su luz sobre los problemas de la gente que vivía allí en aquel tiempo.

Esta fue para ellos la piedra basal para futuras adquisiciones, pues fue adaptada a su raza de entonces y luego bajo otras apariencias se extendió hacia el Oeste sobre el Hindustan y Persia hacia Galilea en donde tomó la presente apariencia de la religión Cristiana y como tal fue promulgada sobre el mundo occidental.

“Pero siempre hubo una faz oculta en las religiones, leche para los bebés y carne para los fuertes; era en todas partes la regla en general, tanto entonces como en nuestros días y los símbolos místicos que daban enseñanzas más profundas corrían también con la onda en su camino al Oeste.

Hace unos seiscientos años la avanzada occidental de los misterios había comenzado en Alemania y la Orden Rosacruz comenzó a enseñar a aquellos pocos que estaban listos.

Hoy día aquella avanzada entonces establecida, ha casi cumplido su misión hasta donde le fue posible en ese lugar.

Está ahora enviando un impulso aún más adelantado a las costas del Océano Pacífico; aquí sobre la frontera Oeste de nuestro continente occidental.

La Fraternidad Rosacruz se estableció como un Centro Esotérico preparando el camino de la Orden Rosacruz y algún día no sabemos cuándo, probablemente cuando el Sol entre en Acuario, la Hermandad misma continuará y se ubicará en algún lugar en esta vecindad.


EL FIN DEL CICLO


“Entonces éste es el último cambio en los actuales continentes y sean cuales fueren los movimientos espirituales que fueran inaugurados, tendrán su principio en otros continentes y recorrerán hacia el Oeste y al Sur de esta actual locación, por lo que nos hallamos ahora en el fin de un viejo ciclo y al inicio de uno nuevo.

Estamos prontos a izar el emblema de La Fraternidad Rosacruz que es el más elevado símbolo espiritual sobre la tierra: la hermosa rosa blanca, con sus rosas rojas, su estrella de oro y con ese color celestial.

Los colores primarios en su excepcional relación significando al Padre, Hijo y Espíritu Santo flotarán sobre este lugar de aquí en más hasta que el trabajo se haya cumplido y un vehículo más elevado sea adquirido. Dios concedió que un gran anfitrión daría batalla contra la naturaleza inferior, exaltando la vida elevada, para que trajera luz y curación al mundo que esta gimiendo de dolor y sufriendo”.


ECCLESIA: LA PIEDRA FUNDAMENTAL


Luego se izó la bandera y Max Heindel continuó:

“Pero mientras tenemos fe que a su debido tiempo la oscuridad, el pesar y el sufrimiento cesarán, el glorioso Millennium, el Reinado de Cristo, ya anunciado en la Biblia, se tornará una realidad; la fe sin obras es muerta y nos incumbe a todos los sinceros hacedores de templos, el hacer nuestro trabajo con fin de poder materializar estos ideales, los que esperamos que se hagan realidad; por ello nos hemos reunido hoy con el objeto de ubicar la piedra fundacional, el primer bloque de cemento, para el último templo a ser erigido sobre el continente habitado por el hombre; corrijo, digo el último templo material, pues es necesario según nuestra presente condición el disponer de una construcción de concreto antes de que podamos construir el templo verdadero de corazones humanos, de que hemos hablado tanto.

“Algún día, como se mencionó anteriormente, en un futuro, probablemente cuando el Sol haya entrado en Acuario, La Orden de la Rosa Cruz seguirá.

También construirán un templo aquí, un templo de una potencia superior aún, imposible de lograr nosotros; y en él, el trabajo ahora llevado a cabo en el Templo de la Rosa Cruz ubicado en Alemania continuará, quizás dicho Templo se traslade: quién escribe no está del todo seguro, aunque dicha estructura es por completa etérica.

Nosotros los que somos siquiera incapaces de ver la iglesia como pueden los que poseen visión espiritual, por supuesto, obligados primero a construir estructuras físicas como marco a un verdadero edificio espiritual, el que luego se transforma en una fuerza espiritual.

Hasta ahora la estructura de concreto es el trabajo espiritual que se hace a mano.

Si hemos entendido las líneas de fuerza Cósmica, entonces hemos sido capaces de ver como son los Hermanos Mayores y no tendremos la necesidad de erigir una estructura de concreto, de esperar por largo tiempo a que los materiales se coloquen en sus respectivos lugares y podremos comenzar el trabajo sin más demora; seremos una fuerza de bien para el mundo, apresurando la liberación de Cristo: ahora, sin embargo, mientras no lo seamos, debemos hacer lo mejor que podamos, eso es, el hacer una estructura material, siguiendo y obedeciendo a líneas y principios cósmicos, para que cada uno de los que atraviesan sus portales se sientan inspirados y a la vez debemos auxiliar a todos a construir el Templo invisible viviente, el que es la verdadera iglesia.

“Esta mañana nos hemos reunido con objeto de constituir la piedra fundacional, la piedra con las inscripciones y la literatura tal como al presente las tenemos en La Fraternidad Rosacruz; darán a las futuras generaciones el motivo de la construcción de esta estructura y el por qué perduró.

Dios conceda que esta primera piedra sea rápidamente seguida de otras y de que pronto comencemos el trabajo estando listos a establecer la verdadera Sede Central sobre Mount Ecclesia.

“La Biblia nos cuenta de la visita de los hombres sabios al nacimiento de nuestro Salvador y la leyenda completa la historia contándonos que Gaspar, Melchor y Baltasar, los tres nombres de estos sabios, pertenecían a las tres razas de la tierra.

Es muy peculiar, que digamos al fin, que en esta ocasión particular hay también presentes representantes de las razas lemúricas, atlánticas y arias.

Para la gente de mente abierta la presencia de los representantes de las diferentes razas en el nacimiento de Cristo, debió ciertamente haber significado el hecho de qué la religión que El vino a establecer debía ser universal.

Como entonces, los presentes inesperados y hasta este momento, la inadvertida presencia de las tres grandes razas en Mount Ecclesia, parece ser un augurio que este gran movimiento será un gran vehículo universal de gozosas noticias, de un más profundo entendimiento y de un verdadero sentimiento de fraternidad para todos aquellos que vivan sobre la Tierra”

Ahora enfoquemos nuestra atención en el emblema que esta sobre la Pared y concentrémonos durante unos minutos en gratitud y amor, sobre el gran trabajo de la Fraternidad Rosacruz, y en Mount Eclessia.