PRINCIPIOS DE PARACELSO

EN LA MEDICINA Y EN

LAS ENSEÑANZAS ROSACRUCES

CENTRO DE ESTUDIOS DE LA

SABIDURIA OCCIDENTAL MEXICO


26/01/2022

El Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico

Dará inicio la Conferencia dictada por Rafael Iñiguez Herrera

En amoroso servicio

a los Estudiantes y Simpatizantes de la Fraternidad Rosacruz

Queridos amigos:

Buenas noches

Como el año va avanzando, ha sido nuestra preocupación en los últimos temas, el poder así despertar las conciencias individuales entre los Estudiantes del Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico, hacia una realidad mayor; hacer sentir que cada uno no es un ser aislado en este Cosmos, si no una parte integrante de un universo extraordinariamente grande, inteligente, dinámico, vivo, en Evolución.

Comprendemos que ese concepto, por no ser común, general, cuesta aceptarlo y conseguir que la humanidad se sienta integrada en el magno plano del Universo, conociendo y aplicando sus divinas leyes en el así llamado microcosmos.

Como la modalidad material de la Tierra es otra, cada uno vive de acuerdo con ciertos hábitos, costumbres, creencias ya arraigadas, estas separatistas, que es lo que pretendemos dar una mayor comprensión y con ello que cada uno en su trabajo diario vaya modificando.

La Enseñanza intenta desenvolver ciertas cualidades espirituales latentes en cada uno de nosotros, que en la comprensión mundana común no se consiguen desenvolver.

Hay perspectivas de facultades superiores para el futuro, pero que no se alcanzarán, si no se modifica, trabaja y cultiva la modalidad interna.

Para quienes en la vida ejercen el noble trabajo como Médicos, esta disertación, no tiene el objetivo de algún tipo de critica o cuestionamiento, si no por el contrario despertar el interés de poder avanzar en los nobles ideales, para seguir adelante cada uno en cumplir de mejor forma los Mandamientos de nuestro supremo y amado Maestro el Cristo, "Predicad el Evangelio y Curad al Enfermo"

Entonces vamos a comenzar lo que tenemos para transmitirles esta noche, agradeciendo a Dios en su triple manifestación, a los Hermanos Mayores, a la Amada Sede de la Fraternidad Rosacruz en Oceanside y nuestro amado Instructor Max Heindel, en su alegría, nobleza y amor por la Gran obra, recordando esta noche a un gran ser digno de ejemplo, que abrió los ojos al infinito, modificando las creencias de su época y que deja un maravilloso legado digno de considerar y por ello tema a meditar. reflexionar y vivir.


1-. ¿QUIEN FUE PARACELSO?

Aureolus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, llamado Paracelso, nació en la ciudad suiza de Einsieden en 1493, hijo de un médico de familia noble, a los doce años abandonó su ciudad natal y, hasta su muerte en 1541, viajó por todas las capitales europeas, primero aprendiendo y después enseñando.

Sus conocimientos abarcaban todos los ámbitos del saber, por lo que fue llamada príncipe del Renacimiento. Apasionado por la medicina y la alquimia, se alejó de las terribles disputas de la Reforma y Contrareforma, y dedicó su vida a la difusión de la auténtica tradición, fragmentos de inmenso conocimiento.

Su lápida lo recuerda así: "Aquí yace Felipe Teofrasto Bombast von Hohenheim.

Famoso doctor en Medicina que curó toda clase de heridas; la lepra, la gota, la hidropesía y otras varias enfermedades del cuerpo, con ciencia maravillosa".

Fue el iniciador de la química farmacológica y se adelantó en la marcha de la medicina hacia las ciencias naturales.

La continuidad histórica se va a establecer en el siglo XVII con una nueva corriente: la iatroquímica.

Se anticipó a todos en la experimentación de vacunas, la descripción de la pneumoconiosis, el descubrimiento de la relación entre cretinismo y bocio y el empleo del hierro y otras substancias inorgánicas en la terapéutica; además, introdujo la noción de enfermedades metabólicas con la idea de enfermedades tartáricas, en que el tártaro, el veneno, aparecía depositado en los órganos, y la idea de substancias químicas como fármacos específicos.

Creador de la palabra Espagiria:

"separar para volver a reunir de una forma nueva" y desarrolló a través de ella:

sales, elixires, tinturas, piedras vegetales y otros preparados que apuntan a la sanación en forma holística.

Sus remedios nunca operaron solamente sobre los síntomas corpóreos de la enfermedad, sino también sobre las causas espirituales de las enfermedades.

Su Padre era Médico.

Junto a los bosques, montes y ríos de su ciudad natal y a los hombres rudos de ese país, su padre le enseñó las primeras letras y le hizo conocer y admirar la naturaleza.

Desde niño acompañó a su padre en las visitas a enfermos.

A los 6 años de edad murió su madre. Tenía 8 años cuando se trasladaron a los Alpes austríacos, a Villach, junto a una abadía de los benedictinos.

Allí tuvo contacto con otros hombres, también rudos, los mineros, y conoció las minas y los hornos y el arte de separación de elementos químicos.

Recibió su primera educación de los monjes del monasterio. Su primer maestro fue su padre, quedando así una vez más demostrado que más se aprende con el ejemplo que con el precepto, lo instruyó en latín, botánica y cirugía.

En su juventud lo envían al monasterio de los benedictinos de San Andrés en Levanthal y allí se conoce con el obispo Eberhard Baumgartener gran alquimista.

Luego pasa a Basilea donde continúa con los estudios y allí es cuando reconoce que es imposible dedicarse a la medicina sin saber astrología.

Primero estudió las artes liberales (trivium: gramática, retórica, dialéctica, cuadrivium: geometría, aritmética, música y astronomía) probablemente en Viena, para luego ser médico, y, con ese fin, se fue a Ferrara, en Italia.

Allí al parecer se tituló de doctor, y siguiendo la costumbre de la época, latinizó su nombre y eligió el de Paracelsus.

Ya en el momento de titularse, a los 23 años, sentía tener experiencia, había crecido observando la naturaleza y, junto a su padre, también a los enfermos.

Convencido de que el arte de sanar había que buscarlo en la naturaleza y no en los libros y de que había que salir y recorrer el mundo para conocer las enfermedades y las medicinas naturales que usaban los campesinos, los artesanos, los barberos y las mujeres del pueblo.

Entonces inició su largo viaje por Europa, en que llegó hasta Moscú, de allí, descendiendo a través de Kiev por los Balcanes, llegó al Asia Menor y a Egipto, desde donde regresó a Villach pasando por Italia. Su peregrinación duró 12 años.

Muchos jóvenes lo siguieron en estas andanzas.

Dijo entonces: Comadronas, curanderos, nigromantes, barberos, pastores y campesinos saben muchas cosas que aparentemente no han sido tomadas en consideración por los doctores eruditos.

Los barberos, los médicos del pueblo, saben el arte de curar, no a merced de los libros sino a través de la luz de la naturaleza o por la tradición procedente de los antiguos magos.

Se caracterizó por poseer una sabiduría multidisciplinaria propia de un genio muy desarrollado.

Sus trabajos conjugarían la alquimia, la Espagiria y las ciencias sagradas, con las raíces milenarias de la medicina clásica griega y árabe con sustento en el conocimiento egipcio.

Tenía poco más de 30 años. Entonces, habiendo arrojado su gorra de doctor y habiéndola cambiado por un sombrero blando, escribió su primera obra, Paramirum, pero no lo hizo en latín sino en alemán.

Es una obra de juventud, una obra esquemática en que analiza las causas generales de las enfermedades.

Cinco esferas o entia determinan la vida humana: (En paréntesis le atribuimos a nuestra Enseñanza lo que el predijo siglos atrás)

Ens astrale, pues toda persona nace en el momento de una constelación y es hijo de su tiempo. (ASTROLOGIA)

Ens veneni, pues el hombre es parte de la naturaleza, está expuesto a sufrir la acción de las cosas que toma del mundo circundante. (LEY DE RETRIBUCION O CAUSA Y EFECTO)

Ens naturale, trata del camino que recorre el hombre desde su nacimiento hasta la muerte, camino determinado por su constitución y destino (LEY DE RENACIMIENTO)

Ens spirituale, pues el hombre tiene cuerpo y espíritu, y por el espíritu el mundo circundante se convierte para cada individuo en un mundo distinto y el hombre se hace pensador y creador. (EVOLUCION Y EPIGENESIS)

Ens Dei. La enfermedad viene de la alteración del orden de estas cuatro esferas, la curación está determinada por la quinta.

Lo que el médico necesita es el conocimiento de la naturaleza y de sus secretos.

Paracelso nunca vio a sus pacientes como simples números, los atendió en sanación del cuerpo, el alma y el espíritu en su conjunto.

No fue en contra de las ciencias sagradas, aprovechó sus raíces al máximo.

Conjugó el poder de las influencias de los astros, las formas, las sustancias y sus signaturas planetarias con un arte ejemplar.

Fue expulsado de la ciudad de Basilea, fruto de una campaña de desprestigio, mantenida por el resto de los médicos, de tendencias conservadoras y materialistas.

Esta campaña contra Paracelso se debió a que no reconocía ninguna otra autoridad médica por encima de él que no fuera la naturaleza, obteniendo favorables resultados en sus tratamientos, situación está que desesperaba a la clase médica de entonces.

La cosmología de Paracelso es por demás vasta: con plena raíz cristiana bajo el poder del Espíritu Santo, obró acelerando los procesos de la madre naturaleza.

Hizo una verdadera ciencia con conciencia como es la alquimia en todos sus estadios.

Según Paracelso, la naturaleza muestra el proceso de la curación. El médico es sólo un instrumento, su tarea consiste en descubrir las relaciones ocultas, coordinar una parte con otra.

"Tan pronto como el hombre llega al conocimiento de sí mismo, no necesita ya ninguna ayuda ajena."

Paracelso concibió al cosmos como un organismo, y al hombre, como un microcosmos, ambos formados por las mismas substancias químicas.

Azufre, mercurio y sal son para él las substancias esenciales del organismo, cuya proporción mantiene o modifica el archeus, principio vital.

Paracelso quería la unión del alma y el espíritu divino, para concebir el funcionamiento del Espíritu Universal dentro de la Naturaleza.

Veamos como definía a un verdadero médico:

"Aquel que puede curar enfermedades es médico"

Ni los emperadores, ni los Papas, ni los colegas, ni las escuelas superiores pueden crear médicos. Pueden conferir privilegios y hacer que una persona que no es médico aparezca como si lo fuera pueden darle permiso para matar, pero no pueden darle el poder de sanar; no pueden hacerle médico verdadero si no ha sido ya ordenado por Dios.

El verdadero médico no se jacta de su habilidad ni alaba sus medicinas, ni procura monopolizar el derecho de explotar al enfermo, pues sabe que la obra ha de alabar al Maestro y no el maestro a la obra.

Hay un conocimiento que deriva del hombre y otro que deriva de Dios por medio de la luz de la Naturaleza.

El que no ha nacido para médico, nunca lo será.

El médico debe ser leal y caritativo.

El egoísta muy poco hará en favor de sus enfermos.

Conocer las experiencias de los demás es muy útil para un médico, pero toda la ciencia de los libros no basta para hacer médico a un hombre, a menos que lo sea ya por naturaleza.

Sólo Dios da la sabiduría médica".

Una vez conociendo un poco de la vida de este notable e iluminado Medico, hemos de apreciar en su legado las 7 Reglas para mejorar la Salud.


2-. LAS 7 REGLAS DE PARACELSO


1º Lo primero es mejorar la salud.

Para ello hay que respirar con la mayor frecuencia posible, honda y rítmica, llenando bien los pulmones, al aire libre o asomado a una ventana.

Beber diariamente en pequeños sorbos, dos litros de agua, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más perfecto posible, evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas, a menos que estuvieras por alguna causa grave sometido a un tratamiento.

Bañarte diariamente, es un habito que debes a tu propia dignidad.

(Invitamos al Estudiante a repasar y comprender de mejor forma el trabajo que llevan a cabo los Éteres Químico y de Vida, así como el Luminoso y Reflector.)

2º Desterrar absolutamente de tu ánimo, por más motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza.

Huir como de la peste de toda ocasión de tratar a personas maldicientes, viciosas, ruines, murmuradoras, indolentes, chismosas, vanidosas o vulgares e inferiores por natural bajeza de entendimiento o por tópicos sensualistas que forman la base de sus discursos u ocupaciones.

La observancia de esta regla es de importancia decisiva: se trata de cambiar la espiritual contextura de tu alma.

Es el único medio de cambiar tu destino, pues este depende de nuestros actos y pensamientos.

El azar no existe.

Si hay 7 Regiones en en Mundo del deseo que todo lo interpenetra divididas en superiores, intermedia e inferiores, busca que tu cuerpo de deseos armonice con los superiores y con ello busque todo aquello que es altruista, elevado, noble, constructivo, edificante, amoroso, servicial....

3º Haz todo el bien posible.

Auxilia a todo desgraciado siempre que puedas, pero jamás tengas debilidades por ninguna persona.

Debes cuidar tus propias energías y huir de todo sentimentalismo.

("El Servicio Amoroso Altruista y desinteresado que hacemos a los demás, es el camino más corto, más seguro y más gozoso que conduce hacia Dios")

Se debe recordar en las 4 primeras lecciones del Preliminar de Filosofía que el cuerpo de deseos destruye y que el vital reconstituye al físico, siempre y cuando se a considerado como ayudar a el trabajo de los éteres, este también es influido por nuestra conducta, tiene un ritmo que le transmite su arquetipo, si uno de ellos desequilibra o desbalancea al otro, en este caso el de deseos al físico y vital, como debemos recibir y manejar nuestras emociones?, como es que debemos ayudar al cuerpo vital?, si este no recibe tanto impacto emocional, (estrés miedo, angustia, preocupaciones, depresión, ansiedad, temor, entre algunos) y no se ha tenido cuidado en el trabajo de los éteres, no podrá así recibir por medio del bazo, el vitalizante fluido solar.

4º Hay que olvidar toda ofensa, más aún: esfuérzate por pensar bien del mayor enemigo.

Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanado por el odio.

Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior, pero no te hablara así de pronto, tienes que prepararte por un tiempo; destruir las superpuestas capas de viejos hábitos, pensamientos y errores que pesan sobre tu espíritu, que es divino y perfecto en sí, pero impotente por lo imperfecto del vehículo que le ofreces hoy para manifestarse, la carne flaca.

(¡Trabajo del Estudiante como va comprendiendo de mejor forma seguir al Ideal, que es! ¡CRISTO!

Tengamos siempre presente "El reconocimiento de la unidad fundamental de cada uno con todos, el compañerismo del Espíritu es la comprensión de Dios, perdonar las flaquezas y olvidar el aspecto a veces poco atrayente de nuestro prójimo y tratar de vivir la esencia divina que está oculta dentro de nosotros, lo que constituye la BASE, de la Fraternidad.

¿No observas que aquel que te irrito, injurio, trae una pesada carga en su cruz?

5º Debes recogerte todos los días en donde nadie pueda turbarte, siquiera por media hora, sentarte lo más cómodamente posible con los ojos medio entornados y no pensar en nada.

Esto fortifica enérgicamente el cerebro y el Espíritu y te pondrá en contacto con las buenas influencias. (recordemos que tanto el Yo Inferior con sus 4 cuerpos, como el Yo Superior que realmente somos, triple cuerpo triple espíritu, triple alma, pelean ansiosamente quien tendrá el Control sobre la mente, ultimo vehículo dado a la humanidad encontrándose en su estado mas incipiente.

En este estado de recogimiento y silencio, suelen ocurrírsenos a veces luminosas ideas, susceptibles de cambiar toda una existencia.

Con el tiempo todos los problemas que se presentan serán resueltos victoriosamente por una voz interior que te guiara en tales instantes de silencio, a solas con tu conciencia.

Ese es el diamante de que hablaba Sócrates.

Así pues (Orad incesantemente según lo aconseja San Pablo, Concentración, El Padre Nuestro es las más Poderosa Oración Científica para nuestro cuerpo decuple, se recomienda un amplio repaso al tema en cuestión.)

6º Debes guardar absoluto silencio de todos tus asuntos personales.

Abstenerse, como si hubieras hecho juramento solemne, de referir a los demás, aun de tus más íntimos todo cuanto pienses, oigas, sepas, aprendas, sospeches o descubras.

Por un largo tiempo al menos debes ser como casa tapiada o jardín sellado.

Es regla de suma importancia.

(La búsqueda en el Jardín interior, el Altísimo, con ello autoanálisis, autobservación, auto vigilancia, el Ejercicio Científico nocturno de la Retrospección.)

7º Jamás temas a los hombres ni te inspire sobresalto el día de mañana.

Ten tu alma fuerte y limpia y todo te saldrá bien.

Jamás te creas solo ni débil, porque hay detrás de ti ejércitos poderosos, que no concibes ni en sueños.

Si elevas tu espíritu no habrá mal que pueda tocarte.

El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo.

El miedo y desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos, atraen las malas influencias y con ellas el desastre.

(El Cuerpo de deseos al darle estos sentimientos va dejando de girar en sus vórtices y se paraliza.

¿Cómo hemos de conducir o ayudar a un ciego, si nosotros también carecemos de esa divina facultad y no vemos? De ahí esta Escuela de desarrollo Iniciatico, emancipa al Discípulo en ser confiado en un alto grado en si mismo, con el necesario Equilibrio que le proporciona el trabajo en el desarrollo de la mente y del corazón, ambos en el Estudio y la devoción en los servicios.

(FE BASADA EN LA RAZON)

Si estudias atentamente a las personas de buena suerte, veras que intuitivamente, observan gran parte de las reglas que anteceden.

Muchas de las que allegan gran riqueza, muy cierto es que no son del todo buenas personas, en el sentido recto, pero poseen muchas virtudes que arriba se mencionan.

Por otra parte, la riqueza no es sinónimo de dicha; Puede ser uno de los factores que a ella conduce, por el poder que nos da para ejercer grandes y nobles obras; pero la dicha más duradera solo se consigue por otros caminos; allí donde nunca impera el antiguo Satán de la leyenda, cuyo verdadero nombre es el egoísmo.

Jamás te quejes de nada, domina tus sentidos; huye tanto de la humildad como de la vanidad.

La humildad te sustraerá fuerzas y la vanidad es tan nociva, que es como si dijéramos: pecado mortal contra el Espíritu Santo.

Dios nos manifiesta un gran favor al enviarnos en todo tiempo, mensajeros que nos enseñan el camino de la vida bienaventurada.

El Espíritu los ilumina, por ello hablan tan maravillosamente del Reino de Dios.

Hablan con lenguas de fuego, y una lengua permite comprender varias.

Son admirables por el Espíritu que es el fundamento de su enseñanza; igualmente, está en el origen de su poder entre nosotros, en la tierra: curan a los leprosos, lo que no es posible por las vías naturales, y lo hacen maravillosamente por una sola palabra:

"Estás curado" y el enfermo está curado"

Igualmente, por una palabra resucitan a los muertos, etcétera.

Pero, incluso produciendo tales signos, no son orgullosos ni vanidosos; no se enriquecen.

Beben un veneno y no les perjudica; se les sumerge en agua hirviendo y no les afecta; se les encadena y se liberan sin intervención humana.

Desprecian los bienes de este mundo, caminan sin zapatos y no llevan dinero, para demostrar que su reino no es de este mundo.

¡Qué grandes seríamos para Dios, con sólo ofrecerles un poco de agua, o un bocado de pan de centeno!

Caminan tras las huellas de su maestro, el Cristo, quien los protege y los sostiene en sus obras y su enseñanza.

Los debemos escuchar; debemos aprender de ellos. Son la luz en este mundo y la sal para nuestros corazones.

Se alegran al saber que su nombre está escrito en el Libro de la vida. (ATOMO Simiente)

Y cuando llegue la hora de la muerte, habrán cumplido la misión que les fue confiada; morirán bienaventurados en el Señor, y entrarán en la vida eterna, ya que han predicado la paz y no su propio interés.


3-. SU LEGADO ROSACRUZ


El hombre es triple: pertenece al mundo visible por su cuerpo físico, al mundo sideral por su cuerpo astral, y al mundo espiritual por su Alma inmortal o Mens.

El Alma humana (no condicionada por las imperfecciones y defectos psicológicos) posee en sí todas las ciencias en estado latente.

Quien se conoce a sí mismo, conoce implícitamente a Dios.

Para él el universo es un perpetuo flujo y reflujo de vida, que pasa por el hombre para ir de Dios a las cosas y de las cosas a Dios.

Si os hablo de la Trinidad es para que comprendáis todo lo que hemos recibido aquí, sobre la tierra, en materia de dones y talentos.

Hemos recibido un don del Padre, otro del Hijo, otro del Espíritu.

En consecuencia, todos los hombres tienen necesidad de la Trinidad; puesto que, quien necesita al Padre, necesita también al Hijo y al Espíritu Santo; y quien recibe del Hijo, recibe igualmente del Padre y del Espíritu Santo.

Aquellos que tienen la inteligencia de ver en Dios al creador de todas las cosas reciben esta luz del Espíritu Santo; sin embargo, se trata sólo de una luz natural y no de una luz que conduce a la vida eterna, ya que procede del creador, no del Hijo.

Así es como se encuentra un buen número de cabezas inteligentes y eruditas entre los no cristianos, iluminados por el Espíritu Santo, tales como Aristóteles, Platón, Virgilio, etc.

Pero el Espíritu Santo que emana del Hijo proporciona la luz eterna a quienes creen en el Hijo.

Cuanto más fuerte es la fe, más intensa es la luz, más procura la sabiduría. No obstante, es el mismo y único Espíritu que procede del Padre y del Hijo, yendo del Dios creador a la criatura, y del Hijo a quienes poseen la fe cristiana.

En consecuencia, el Espíritu Santo es benéfico a los no cristianos puesto que les ilumina y les proporciona la inteligencia de las cosas de la naturaleza; cuanto más buscan, más disfrutan de la luz natural; sin embargo, no se benefician de la luz que da el Hijo.

Así, a cada uno le es dado en proporción a su fe, tanto al cristiano como al no cristiano. La luz natural viene del Padre; pero la luz espiritual que viene del Hijo aumenta y fortifica la inteligencia que viene del creador.

¿Para qué está destinada la semilla? No para que permanezca como semilla, sino para que de ella proceda la planta cuya esencia contiene.

Ya que la semilla, en tanto que semilla, no es nada. Sin embargo, quien de la semilla sabe hacer nacer el fruto, éste también sabe hacer surgir el fruto de nuestro cuerpo.

Por ello, no debemos decir: resucitaremos con el cuerpo que tenemos.

Somos una simiente; una simiente de Dios, si no nuestro cuerpo no sería una simiente.

Pero actualmente somos una simiente, y el cuerpo nuevo que procederá de ella, será el fruto.

Será entonces cuando el cuerpo antiguo vea en el cuerpo nuevo a su Salvador.

He aquí la naturaleza de nuestra esperanza en esta morada terrestre.

La simiente no lleva en sí misma aquello que procederá de ella, lo que nacerá. Es más bien un don, una gracia que está depositada en ella.

Observad la rosa o la lavanda; Dios ha colocado en la vieja simiente una virtud a fin de que, al descomponerse, nazca de ella una cosa nueva.

Si lo hace por una semilla natural, con más razón lo hará por un hombre.

La Rosa, el Lirio, el Alhelí, el Anthericum, se nutren y se sacian de lo que viene de la tierra.

Pero al mismo tiempo se nutren de lo que viene de lo alto: del rocío, de la lluvia.

¿No es éste su pan del cielo? Sin embargo, la manera como se nutren de él no es visible para nosotros.

Es lo mismo respecto al hombre: la rosa en nosotros, nuestro cuerpo celeste, también se nutre de lo que viene de arriba, de la mano de Cristo.

Y así como la rosa se nutre del rocío y de la lluvia, igualmente la nueva criatura se nutre del rocío que viene de arriba, ya que el hombre es más que la rosa.

La naturaleza es rica en misterios, y la filosofía, la luz natural, nos permiten reconocerlos; sin embargo, la filosofía jamás ha tratado de profundizar en la otra criatura; se contenta con conocer las cosas de este mundo.

Sin embargo, el filósofo verdadero debe pensar en el cielo y la tierra, ya que no sólo de pan vive el hombre, sino también de la palabra que nos viene de la boca de Dios.

Si el hombre vive de ella, igualmente la naturaleza vive de ella.

En efecto, ¿Quién puede comprender cómo se nutre una planta, ¿cómo cura? Es inútil decir que posee tal o tal virtud.

Es Dios quien ha puesto en ella la fuerza que cura, donde ha querido, cuando ha querido.

Al defender que la fuerza creadora de la Naturaleza es un Espíritu Invisible y Sublime, Paracelso difundió la Filosofía de las Enseñanzas Rosacruces.

Consideran a los minerales como inertes, sin vida, sin embargo, contienen en sí mismos la quintaesencia con poderes curativos, que provienen de los productos de cuerpos que ya vivieron.

Todo lo utilizó con fines altruistas, defendiendo el ideal que quien actúa por egoísmo poco o nada hacen por curar a los enfermos.

Al mismo tiempo utilizó magistralmente la ciencia sagrada de la astrología para curar a los enfermos, en el fondo era un místico, un filósofo cosmocrático, que sabía que la Vida Única estaba en todas partes.

Analizando sus obras concluimos que Paracelso es un alto exponente de la filosofía hermética, aquella que se centra en la unidad de la Vida y de las formas que evolucionan y evolucionan, y todo ello en una concepción panzoísta, como ya se ha dicho.

Estudia las interconexiones entre el microcosmos y el Macrocosmos, entre el ser humano visible y el invisible.

Como decía San Pablo: Lo visible nació de lo invisible. Paracelso decía que para ser un buen médico hay que ser un buen filósofo y un buen teólogo.

Su filosofía está íntimamente ligada a las ciencias, a la teología, a la reforma interior del ser humano ya la sociología.

Mis colegas, dijo, viven en un laberinto porque no conocen la filosofía natural de la Unidad Cósmica, de ahí su confusión y sus falsas curas y discapacidades.

La unidad existe en todas partes, donde las Leyes Sabias reflejan la existencia de la Vida Única, en la que vivimos, tenemos nuestro ser y nos movemos. Todo obedece a esta Unidad, excepto el ser humano.

Por lo tanto, vive en guerra consigo mismo y con los demás, incluida toda la creación.

Paracelso investigó la Naturaleza y Sus Fuerzas y Leyes, sus formas, con confianza y Fe.

Para él, la Fe era una estrella luminosa que guía al buscador a través de los secretos de la Naturaleza.

Su fe, iluminada por las obras, lo acercó a Dios, a través de la mente y del corazón.

Pronto fue un acérrimo opositor de los escépticos, consciente de los peligros que entrañan tales actitudes, en la búsqueda de la Verdad y del equilibrio interno.

No hay nada que no vayamos a descubrir, argumentó.

La Luz que nos iluminará en este camino es la del Espíritu y no la del orgullo intelectual.

Su teología fue la de la liberación, activa, en favor de los que sufren, los perseguidos, los explotados.

De ahí que la mayoría de los pacientes que curaba eran pobres, campesinos, por lo que toma parte en la defensa de sus derechos, desde la libertad hasta el reconocimiento de su trabajo, incluso participando en una de sus revueltas, como sucedió en Salzburgo, Austria, siendo finalmente arrestado.

Así como Cristo vivió entre los pobres, los perseguidos, los enfermos.

Sin embargo, también estuvo entre los que luego ocuparon puestos de poder, cuando necesitaban curarlos, ya que sus compañeros no eran capaces.

Vivió el Ideal de Cristo en las obras, por eso decía que la bondad está en las acciones y no en las palabras y que Dios quiere nuestros corazones, nuestro amor en las obras, más que en las ceremonias religiosas.

En su teología ataca todas las supersticiones, incluso condenando el dar nombres de santos a enfermedades como el caso del Baile de São Vito y otros.

Paracelso, como católico libre e independiente, defendió los sacramentos en su obra La Filosofía Oculta.

En el fondo era un ser profundamente religioso, un científico espiritual que afirmaba:

Nunca usé el nombre de Dios a la ligera o con fines egoístas.

He aquí un noble ejemplo de Cristiano-Rosacruz.

Su vida estuvo llena de pruebas más o menos duras, que tanto le hicieron sufrir, de las cuales extrajo cada vez más sabiduría, hasta que llegó el momento de nacer a los mundos superiores, dejando aquel cuerpo muy cansado.

Sin embargo, su luz sigue brillando, es un faro de esperanza para un mundo mucho mejor.


4-. EL PANORAMA ACTUAL EN LA SALUD


Con respecto al flagelo que azota al mundo, desde hace ya casi dos años, hemos mencionado en otros escritos y se reitera, que las Grandes Jerarquías Espirituales que nos gobiernan, permitieron que tuvieran lugar en el siglo pasado las dos grandes guerras que son muy bien conocidas y que tuvieron como todo en la vida, una finalidad, según Max Heindel de hacer posible la eliminación de la catarata espiritual que cubría los ojos de la humanidad de entonces, aunque como sabemos, fue un rotundo fracaso en lo inmediato, ya que luego de transcurrir breve tiempo, todo pareció retornar a la normalidad.

Más tarde se sucedieron grandes plagas en el mundo, con mayor número de muertes que durante las dos guerras mencionadas, pero pasó el tiempo y también todo se normalizó, como si nada hubiera acontecido.

Ahora tenemos el coronavirus, que nos viene obligando a quedarnos encerrados en nuestras casas, aunque no todos lo cumplen con responsabilidad y acuden masivamente a festividades, reuniones y espectáculos deportivos, otros por la necesidad de así poder llevar un sustento a casa al obligarse a cumplir con un trabajo, aunque en algunos casos sin adoptar las medidas de protección necesarias ante un eventual contagio.

Ahora bien, nos podemos preguntar como Estudiantes dando importancia a su valor espiritual y no material en el manejo, uso ¿Cuál es el origen de este flagelo, así como de las plagas anteriores que tuvimos?

¿Se habla de un control mental que se quiere imponer, obligar, así entonces como debemos considerar nosotros como Estudiantes esta situación?

La respuesta está en el hombre mismo que viola de manera continuada y persistente todas las leyes de la naturaleza, que son las leyes de Dios, ya sea con sus actos crueles en perjuicio de seres humanos y animales, así como también por medio de pensamientos negativos, que dan como resultado la formación de pensamientos-forma, estos de índole destructivo, que son creadores de Elementales que se materializan luego, dando lugar a la formación de verdaderas pandemias como la que actualmente azota a todo el mundo.

Para quien se pudiera preguntar a qué clase de pensamientos se referirá, sabemos que estos rasgos de carácter que forman mal destino, tanto individual como colectivo, están identificados como la Cólera, el temor, el orgullo, el odio, la venganza, la sensualidad, el egoísmo, la envidia e intolerancia, entre otros.

¿Qué tanto estas tú en contacto con ellos? debemos preguntarnos y si es que queremos seguir siendo participes de los sucesos actuales que vivimos.

Así en resumen ahora estamos cosechando los frutos amargos del materialismo, el egoísmo y la violencia contra la naturaleza.

Como resultado, la faz del mundo está cambiando y es urgente adaptarse a las nuevas demandas y necesidades.

Lo que ayer era sólido, seguro y definitivo, hoy lo vemos fluir entre las manos.

Este breve análisis, estimados amigos, lleva implícita la invitación para que meditemos profunda, serena y sinceramente, acerca de si lo que hemos planteado y compartido, puede ser realmente digno de ser considerado en su verdadera magnitud y con ello ejemplificarlo y con ello transmitirlo entre las personas que muestren algún tipo de interés en estos temas y que estén buscando una explicación y forma de vida a ideales superiores.

Para ello es necesario desarrollar ojos que vean más allá del plano material, así nuestra amada oración del Servicio dominical, "No pedimos más Luz oh, Dios, si no ojos para ver la que existe"...

Esto sucede a través del cultivo del Espacio Interior, el lugar santo, el poder interno, ahí donde existe aparente soledad, donde se desarrolla el Alma.

El Espacio Interior del Alma se crea a partir del silencio voluntario de los automatismos intelectuales (Mercurio) o imaginativos (Luna).

Silencios que brotan en nuestro interior a partir de un entrenamiento de atención y observación.

El Alma que silencia puede convertirse en una Real Buscadora de la Verdad.

Con principios éticos y valores espirituales bien establecidos y fortaleza moral y espiritual (Leo), uno puede ir más allá de las convenciones (Acuario).

Trabajando con las Leyes de Dios, con el fin de crear y establecer un estado de salud, no hay recurso más poderoso que el de la "Imaginación" (uno de los polos que Dios usa en su constante proceso de la creación).

Si con nuestro "ojo mental" formamos una imagen de lo que queremos crear, llevarlo a la realidad, manteniendo esta imagen por un tiempo, allí podremos tener una gran ayuda.

Si nos centramos en la salud, por ejemplo, confiados, apuntando sólo a lo bueno, si siempre ponemos la frase:

"No es mi voluntad, sino la del Padre", si se quiere ayudar, o para ayudar a los demás, seguramente llegará la respuesta.

Todo lo que fue creado fue por la imaginación.

Esto nos da la clave para la formación de un órgano, una parte del cuerpo o incluso un cuerpo más cerca de un mejor estado de perfección.

Para hacer realidad estas imágenes, debemos practicar día tras día, siempre manteniendo firme nuestro pensamiento en el propósito que deseamos.

Persistencia y más persistencia.

Una imagen mental de un cuerpo sano produce un efecto beneficioso, así también debemos dar cuidado también a lo que es contrario.

Nunca se deberá formar una imagen mental de cosas malas, porque pueden cristalizarse y convertir una realidad destructiva.

Es por ello deben mantenerse siempre buenos pensamientos.

Pensamos en los atributos: "Bueno, verdadero y hermoso".

En un valioso extracto de la Escuela Dominical de los niños, de las Enseñanzas Rosacruces, que debiendo ser orientados por sus Padres que buscan esforzarse y trasmitirles esta la más grande herencia que se les puede dejar, y que desarrollara en ellos un Modelo de Vida Superior, en una lección del pasado mes Solar de Capricornio se nos dice:

"El comienzo de todo es un pensamiento"

La casa en que viven, la silla en que están sentados, todo lo que ven y que ha sido fabricado con las manos, empezó siendo un pensamiento, éste trabaja para nosotros.

Los pensamientos buenos, nos traen cosas no hubiera tenido primero un pensamiento sobre ellas y hubiera hecho un cuadro en su mente sobre dicha cosa.

Quiero decirles algo más:

Cada pensamiento es una cosa viva,

y cuando tenemos un pensamiento,

éste trabaja para nosotros.

Los pensamientos buenos, nos traen cosas buenas. La razón por la cual el querido Cristo Jesús tuvo que venir a la Tierra, fue que estábamos teniendo una cantidad tan grande de pensamientos malos que el amor de Dios no podía llegar hasta nosotros y a nuestra Tierra le habrían sucedido cosas terribles, lo mismo que a nosotros, si Él no hubiera venido a enseñarnos a tener pensamientos de amor.

Pero no hemos aprendido a aún a proceder siempre así, por eso es que todos los años en la época de Navidad, viene hacia el centro de nuestra Tierra, para ser nuestro propio Arcángel Estelar, y para darle a nuestro planeta, a nosotros, a las plantas, a los animales y a todito lo que existe, la Luz dorada de su amor. Con su ayuda seremos cada vez más CUIDADOSOS en la ejecución de nuestro DEBER.

¡Oh! ¿No les gustará que todas las Rosas florecieran en nuestra Cruz para poderlo ver a Él?

Por ultimo y referente a la Escuela dominical nos deja en un cuento al que Max Heindel puso por nombre "La Reina de los buenos Pensamientos" el siguiente mensaje que habrá bien de memorizar:

Es un hecho que los pensamientos,

Tienen cuerpo, alas y aliento.

Y que pensamos para llenar El mundo

con actos de bien y de mal”.

Es así que para finalizar esta noche, estremece en nuestras mentes y nuestros corazones en inmenso jubilo y gratitud, nuestra amada Oración Cristiana Rosacruz del Servicio Devocional dominical:

"Danos corazones comprensivos, Padre, capaces de sentir y sufrir el dolor de nuestros hermanos agobiados, pues ahora sabemos que somos responsables en parte de sus infortunios.

Ayúdanos a crecer en:

Espiritualidad,

Servicio Amoroso,

en Amor,

en Humildad

y en Poder de Curación.

Bendice nuestros seres amados, nuestros amigos, nuestros hermanos; a todos los seres a quienes nos interesamos, a todos los seres que se interesan por nosotros; a todos los seres necesitados y especialmente a aquellos tentados de turbar la paz.

La Raza humana gime de dolor y pena por todas partes, la depravación moral y la deformación física recorren la tierra.

Mount Ecclesia en la Amada Sede Central, el trabajo de los Centros y cada Estudiante que participa honradamente y se esfuerza en cumplir con su diario deber, es un poderoso freno para el mal.

Así que en palabras de nuestro Amado Instructor oremos sinceramente, y si ha sido negligente o apático, entre en acción trabajando amorosamente por la causa, porque seguramente los ojos de Cristo se posaran en usted.

Muchas gracias por vuestra atención y que Dios siga iluminando vuestras vidas, para calificarnos como mejores operarios en el trabajo de la Gran Obra Cristiana Rosacruz.

Es un fervoroso anhelo para todos los miembros

de la Fraternidad Rosacruz.

En Amoroso Servicio, Muchas Gracias.




Al unísono con nuestros queridos hermanos y hermanas del Centro en Londres Inglaterra y en la preocupación que nos acontece de este tema, ellos amorosamente desarrollaron este mensaje el cual en amoroso servicio compartimos y que se une amorosamente a la disertación del tema de estudio llevado a cabo por los Estudiantes en el Centro de Estudios de la Sabiduría Occidental Mexico.

El célebre alquimista medieval (científico) y filósofo Paracelso dio estas instrucciones a sus discípulos:

“Estoy contento con tres libros de los cuales puedo aprender una gran sabiduría.

El primero es el libro de la Naturaleza, escrito no con tinta ni punzón, sino con los dedos de Dios; donde están inscritos y registrados el Cielo, la Tierra y todas las creaciones en ellos, a través de la impresión sagrada de los Tres en uno; cuyo volumen se llama el Macrocosmos.

El segundo, un librito, que, con todas sus hojas y pedazos, está tomado de la obra mayor, y ésta es el hombre mismo; lo mismo también es el Microcosmos.

El tercer libro es la Santa Biblia, la Sagrada Escritura del Antiguo y Nuevo Testamento que nos explica los dos libros precedentes”.

El motivo central de su vida y obra está contenido en estas palabras:

“Comunícate con la Naturaleza, la firma de Dios,

y ve a tu interior para encontrar las riquezas del reino de los Cielos.

Este es el camino de la verdadera Sabiduría”

La humanidad en general ha descuidado la naturaleza con todas sus creaciones.

Hemos ignorado el medio ambiente, el clima, los océanos, la flora y la fauna, los animales de todo tipo y el propio planeta en el que vivimos.

Hemos hecho mucho daño a la Naturaleza, y la Naturaleza ha tenido suficiente.

Si lastimamos a la Naturaleza, la Naturaleza nos lastimará.

Nuestros eruditos y científicos han estado haciendo un daño incalculable a los animales con el pretexto de resolver los problemas de la humanidad matando animales en laboratorios de todo el mundo.

Los científicos deben aprender a mezclar la ciencia con la religión.

Al hacerlo, podrán ayudar mejor a la humanidad con su conocimiento científico y al mismo tiempo salvar la vida de los animales y la Naturaleza en su conjunto.

Hemos lastimado a la Naturaleza y ahora la Naturaleza nos está lastimando.

Esta es la ley operativa de acción y reacción.

Los científicos nos han dicho que hemos dañado la tierra a través del calentamiento global mediante el bombeo de carbono a la atmósfera, pero no se ha hecho nada para controlar eso.

Todos son testigos de las horribles condiciones en los mataderos, donde los animales son literalmente torturados hasta la muerte.

En algunos casos, algunos de estos animales se colocan en jaulas uno encima del otro para que no puedan moverse y se llenan de antibióticos, que comemos.

Tantos animales diferentes, desde cerdos hasta pollos, son torturados de manera bárbara antes de ser asesinados para llenar las barrigas de la humanidad.

Animales como murciélagos, ratas, perros y gatos a menudo son asesinados y devorados por la humanidad.

La ciencia ha especulado que el coronavirus provino de un animal, posiblemente un murciélago. Ahora, desafortunadamente, este virus que está matando gente ha pasado de animal a humano.

Si este virus vino de un animal o fue el resultado de experimentos con armas biológicas que salieron mal, refuerza el hecho de que la naturaleza ya ha tenido suficiente de nuestro daño.

En general, el virus se ha extendido por todo el mundo y lamentablemente se ha cobrado muchas vidas.

En estos tiempos difíciles, ¿Qué podemos hacer para disminuir la propagación de esta enfermedad contagiosa?

Primero, todos debemos hacer bien en cumplir con las pautas oficiales sobre limpieza, higiene y distanciamiento social, así como con todos los consejos de la Organización Mundial de la Salud (W.H.O).

Pero el miedo juega un papel muy importante en un momento así. Por lo tanto, todos debemos aprender a superar el miedo por completo.

El Buen Libro dice:

“El amor perfecto echa fuera el temor”.

El pensamiento se convierte obviamente en el factor más importante de curación y control en tales situaciones.

El miedo es paralizante en su efecto.

Hace más lento el movimiento de los átomos de los cuerpos mental y físico.

La armonía rítmica entre los diversos vehículos se ve perturbada con el resultado inevitable de algún tipo de malestar.

Cuando una epidemia se extiende por el mundo, como ahora, la atmósfera psíquica adquiere un aspecto plomizo; es muy gris y pesado con los pensamientos de miedo acumulados de las masas.

Los titulares deslumbrantes en los diversos medios y plataformas sociales se suman al miedo.

Al despertar emociones de miedo a través de gritos en voz alta sobre el número de personas enfermas y las muertes a medida que aumentan, los números adicionales sucumben.

Esto solo es una influencia siniestra de tremendo poder.

Es en gran parte responsable de rebajar la conciencia de la comunidad en tiempos de crisis hasta tal punto que se convierte en una tarea de grandes proporciones para el individuo medio superarla.

Cuán verdaderamente, Job habló por multitudes de otros cuando exclamó; “Lo que temía ha venido sobre mí”

Cuando se conocen estos hechos y se actúa en consecuencia, se pueden tomar medidas efectivas para evitar el miedo y permanecer fielmente centrados en la verdad, y en calma y confianza, meditar en el poder divino interno que está disponible dondequiera que se le llame a la acción.

Usemos tales afirmaciones que fortalezcan el equilibrio y la fe.

Los Salmos veintitrés y noventa y uno tienen poderes mágicos para aliviar el miedo.

Hagamos que estos ritmos entren en los mismos rincones de la mente subconsciente mediante la repetición y la meditación sobre sus garantías divinas.

En este momento, evitemos leer sobre enfermedades o discutir el tema innecesariamente.

Neguémonos a permitir que ninguno de los espeluznantes detalles de este virus.